Publicidad Bajar al sitio
Bares y Tragos

El legado del ron

Con cuatro ediciones realizadas, el Bacardí Legacy Cocktail Competition es el principal torneo de alta coctelería en el país, con los mejores bartenders locales compitiendo por un puesto en la final de Sidney.

Texto: Alexis Markus

Existen diversas maneras de narrar la historia mundial. Los manuales escolares eligen hacerlo a traves de sus próceres o de las guerras. Pero hay un camino mucha más placentero y entretenido: escribir la historia a través de las bebidas. Bucear en los cócteles más reconocidos, y desde ellos entender qué estaba pasando. Por ejemplo, elijamos como medio de transporte al ron, el destilado de caña de azúcar nacido en las entrañas más calurosas de la América caribeña. Con este spirit como  base, nacieron los primeros prototipos de cócteles, los “toddys” (suerte de tés con agua caliente, ron, azúcar, a veces especias), los punches, las mezclas de ron con frutas, con agua de coco, todos esos brebajes que uno imagina en viajes piratas y transatlánticos de la época de la colonia. A través del ron se puede estudiar la independencia de Cuba respecto a la corona española (ahí nació el Cuba Libre), pero también abordar la Ley Seca estadounidense, cuando Hemingway se afincaba en la isla para beber sus Daiquiris y Mojitos. La Piña Colada habla de una época y estética únicas, y qué decir de El Presidente, esa mezcla maravillosa de ron, vermú, triple sec y granadina. O el Air Mail, un homenaje a base de ron, miel, lima y espumante a los aviones que se arriesgaban a los aires turbulentos para llevar el correo. Así, el ron es la letra chica que narra, desde los márgenes, lo que pasó en América y en el mundo en los últimos cinco siglos. A ese legado honra el concurso que cada año realiza Bacardí en el mundo. Concurso que, hace unos días, tuvo su versión local.

Aires de fiesta
El sótano de Bebop Club estaba lleno. En el ambiente se respiraba alegría, pero también nervios. Se trataba de la final del Bacardí Legacy 2015, el concurso que cada año realiza la marca de ron más vendida en el mundo, y que en su edición local tenía como finalistas a muchos de los mejores bartenders del país. Allí estaban Nicolás Castro y Matías Granata, ambos representantes de la barra de Franks. También, Américo Borzone (de The Harrison), Luis Miranda (de Doppelgänger), Ezequiel Rodríguez (de Victoria Brown) y Juan Pablo Dukart (desde Mar del Plata, como embajador de Rico Tiki Bar). Siempre con su sombrero y elegancia, Vanesa PiCCa (de 878) charlaba con Federico Cuco (de Verne Club) mientras que Córdoba tenía su propio finalista en Gustavo Brizuela (Johnny B. Good). Diez competidores, cada uno con su receta a cuestas. Mezclas delicadas y deliciosas buscando ser el nuevo clásico del futuro.
Con ya cuatro ediciones locales, el Bacardí Legacy es hoy la principal competencia (también, la más convocante) de la coctelería nacional. Tras cuatro meses de competencias internas, promoción de los cócteles en redes sociales, votos del público y mucho ron corriendo por las barras argentinas, llegó finalmente el día de la final. Una jornada completa en Bebop Club, que tuvo a los diez participantes preparando sus cócteles y contando la inspiración de cada uno, en vivo y en directo, frente a un jurado compuesto por Juan Piñera (maestro ronero de Bacardí, quien vino desde México), Gastón Arieu (brand ambassador de Grupo Cepas) y los bartenders -ganadores de las ediciones anteriores- Gonzalo Cabado, Lucas Dávalos y Ludovico De Biaggi.

Presentar un cóctel en una competencia no es lo mismo que en una barra. Más allá de interminables noches de experiencia de cada uno de los participantes, en el torneo las manos tiemblan, el hielo se cae, la botella se tapa. Ante cada batida de la coctelera, el público aplaude, contagiando energía. Hay algo de performance en todo esto, de adrenalina propia. Los mismos bartenders están entre el público, apoyando a sus competidores, con gritos y alientos. Clima de cancha y de glamour, en una mezcla tan imposible como real.


Antes de anunciar al ganador, circularon daiquiris clásicos así como los cócteles ganadores de las tres ediciones anteriores. Del stress anterior, el salón y escenario de Bebop Club se contagiaron de un espíritu de fiesta, potenciada nada menos que por la música de Ibrahim Ferrer JR y su banda, repleta de ritmos cubanos de rumba y percusión.

La competencia fue difícil: la verdadera conclusión de la noche es que cada nueva generación de bartenders demuestra más conocimiento, técnicas y creatividad, en una pasión que no reconoce límites ni techo. En este caso, el premio mayor se lo llevó Ezequiel Rodríguez, jefe de barra de Victoria Brown, que el 3 de mayo viajará a Sidney, en Australia, para representar a la Argentina en la gran final mundial. Pero este desafío va más allá de un único nombre y bartender. Es la coctelería argentina la demuestra su gran presente. Y la que permite imaginar un futuro aún mejor. 

*************************************************************
Las recetas finalistas
Con su Perfum Daiquiri, y una historia romántica y sensual sobre las mujeres, las barras y los cócteles, Ezequiel Rodríguez se llevó el premio mayor. Pero junto a él, hubo otras recetas igual de recomendables. Te pasamos una selección de cuatro tragos deliciosos, que siguen la senda de los grandes clásicos.

Perfum Daiquiri
Por Ezequiel Rodríguez (Victoria Brown)

50 ml Bacardí Superior
25 ml licor St. Germain
25 ml jugo de lima
7 ml miel
4 dash Angostura Bitters
4 hojas menta fresca

Batir todos los ingredientes en coctelera con abundante hielo. Doble colar en una copa cóctel previamente enfriada. Decorar con hojas de menta extra.

La llave del golfo
Por Vanesa Picca (878)

40 ml Bacardí Superior
10 ml Cointreau
20 ml jugo de naranja
Media lonja de jengibre
3 gajos lima
1 cda. azúcar

Machacar en una coctelera el jengibre con la lima y el azúcar. Agregar el resto de los ingredientes con abundante hielo. Batir con fuerza y colar en una copa cóctel previamente refrescada. Decorar con una piel de naranja.

El Elegido
Por Nicolás Castro (Frank’s)

60 ml Bacardí Superior
25 ml almíbar de ciruela y anís estrellado
30 ml jugo de pomelo
Clara de huevo
Hojas de albahaca

Batir todos los ingredientes en coctelera con abundante hielo. Colar en una copa cóctel previamente refrescada. Decorar con hojas de albahaca. 

The Social Cocktail
Por Luis Miranda (Doppelgänger)

45 ml Bacardí Superior
15 almíbar de enebro
22.5 ml jugo de pomelo
Hojas de albahaca
Splash de prosecco

Batir todos los ingredientes (salvo el prosecco) en coctelera con abundante hielo. Servir el splash de prosecco en una copa cóctel previamente enfriada. Y colar por encima el resto del cóctel. Decorar con piel de pomelo.

×