Publicidad Bajar al sitio
Beber

El jengibre, gran aliado en épocas de frío

Conocé sus propiedades y prepará un té con jengibre, miel y limón para tener siempre a mano.

Estamos entrando en los primeros fríos del año y las carilinas ya abundan en nuestras casas. Pero antes de llegar al resfrío, hay muchos elementos que pueden ayudarnos a prevenir las consecuencias de la época más helada del año. El jengibre es uno de ellos.

El jengibre es una planta cuyo tallo subterráneo – el rizoma – es muy utilizado en la cocina como especia y condimento, ya que posee un sabor fuerte y picante. Lo vemos en budines y galletitas, caramelos y el famoso ginger ale (una gaseosa dulce). Pero más allá de su uso culinario como condimento, el jengibre tiene varios usos terapéuticos, especialmente en las épocas más frías del año.

Tiene varias propiedades muy beneficiosas para la salud:

  • Es un antiinflamatorio y analgésico natural: ayuda en la artosis, la artitis, la fibromialgia o la fatiga crónica, estimulando el sistema circulatorio.
  • Ayuda a tratar infecciones e inflamaciones de garganta; tanto en caso de resfríos como en afonía.
  • Aporta calor: es por eso que se utilza para las bebidas e infusiones invernales (y se desaconseja en situaciones de fiebre)
  • Es esencial para problemas digestivos como gastritis, úlceras gástricas, flatulencias, diarreas.
  • Es muy eficaz para atenuar náuseas y mareos.
  • Acelera el metabolismo, siendo un ingrediente esencial para la pérdida de peso.
  • Tiene propiedades afrodisíacas.

El jengibre puede consumirse de diferentes formas. En polvo, para agregarlo como condimento a nuestras comidas; la raíz cruda para las infusiones o rallado en otras comidas; confitado o como aceite esencial (no para el consumo sino para masajear sobre el cuerpo cuando está muy frío).

Para que empiecen a incorporar este ingrediente en sus rutinas y para evitar un invierno de resfríos y dolores de garganta, les compartimos una simple receta de té de jengibre que habría que tener siempre preparada.

INGREDIENTES: 

  • 2 tazas de agua
  • 3 rodajitas de jengibre, o 1 cucharadita de jengibre rallado
  • 2 rodajitas de limón
  • 1 cucharadita de miel (preferentemente orgánica) o azúcar integral

PREPARACIÓN:

Pelar el jengibre con una cuchara o raspándolo delicadamente con el canto de un cuchillo, de forma de sacar la piel sin lastimar el resto del rizoma. En una ollita pequeña llevar a ebullición el agua con las rodajitas o el jengibre rallado y las rodajas de limón. Dejar hervir de unos 5 minutos. Tapar y dejar reposar 10 minutos más. Servir caliente y en la misma taza y endulzar con miel orgánica o azúcar de caña a gusto.

×