Publicidad Bajar al sitio
Entrevistas

El Gran Gatsby argentino

Hiperactivo y provocador, pero con la elegancia de un dandy de los años 20, no toma ni da descanso.

Por Pablo Strozza
Fotos: Alejandra López

Pienso en la lista de los discos de jazz y creo que Transition, A Love Supreme y Live in Japan tendrían que ser los tres clásicos de Coltrane. Bitches Brew y los Plugged Nickel tendrían que ser los de Miles, y Art of the Improvisers, Tone Dialing y Virgin serían los de Ornette Coleman; la caja con diez discos en vivo de Cecil Taylor, Four For Trane de Archie Sheep, cualquiera de David S. Ware o de Susie Ibarra, 1975 de Anthony Braxton, Gerry Hemingway, todos los Sun Ra, ¡y nada de Joshua Redman o Ravi Coltrane.” Clara, la mamá de Roberto Pettinato, está internada, grave, a punto de morir. Su hijo es consciente de la situación. Pero, parte para abstraerse de lo inevitable y parte porque es su vida, Petti no puede con su genio y se manda, mentalmente, a hacer su lista de ese momento de los mejores álbumes de jazz de la historia. Este relato es parte de La isla flotante, una novela donde se cuenta la relación entre sus papás, y al mismo tiempo una muestra, desde adentro, del peronismo de Perón y las secuelas que dejó el golpe de estado de 1955 en familias como los Pettinato, tan vinculadas con el gobierno del General.

Roberto Pettinato: Las dos caras de la verdad” era el título de tapa de la edición de la revista Roling Stone de mayo de 2003. A saber: hay un Pettinato mainstream, que es el televisivo y el de la radio; y otro under, el que saca grandes discos que pasan desapercibidos, edita libros y hace stand up comedy. Nos ocuparemos del segundo caso, y más precisamente de los subconjunto “Música” y “Stand Up”. Del tipo que edita discos de free jazz con luminarias del género como Henry Grimes por la multinacional Sony a sabiendas que no serán ni a palos híper vendedores, que versiona el clásico “Aurora” hasta hacerlo irreconocible (no esperen escucharlo en los actos de los colegios primarios como sí suele ocurrir con el cover del Himno Nacional por Charly García), que comenzó a realizar espectáculos de humor en vivo en solitario y que se da los gustos en vida.

Petti es una persona difícil: esta nota que van a leer llevó mucho tiempo de producción. Primero quiso que se lo retratara onda Marlon Brando en Nido de ratas, luego su sugerencia viró a la tapa de Weasels Ripped My Flesh de Frank Zappa y luego se copó con esta propuesta de dandy estilo Francis Scott Fitzgerald. Y por más que el periodista interactuó con él en la toma fotográfica, exigió que se le mandaran las preguntas por escrito y por mail y así fueron sus respuestas. Igual, al leer el texto se puede hacer el ejercicio de imaginar su voz respondiendo de manera oral, y funciona. Con ustedes, Roberto Pettinato, el músico y el performer.

Para leer la nota completa, así click aquí.

 


×