Publicidad Bajar al sitio
Estilo

El Frankenstein de las flores se llama Marcin Rusak

El excéntrico artista le da una nueva vida las flores bañándolas en resina, componiendo con ellas delicadas esculturas y piezas de mobiliario.

Marcin Rusak es un joven diseñador y artista polaco (Varsovia, 1987) que vive en Londres. Si bien cursó Estudios Europeos en un primer momento, en cuanto tpudo se metió en el mundo del arte, su verdadera vocación y amor real, para cursar diversas materias en dos centros de referencia como la escuela de diseño de Eindhoven y el Royal College of Arts de la capital inglesa.

Al haber consumido desde niño el amor por las flores –las cultivaban su padre y su abuelo–, empezó su carrera investigando este heterogéneo campo y el objetivo tuvo que ver con mantener la luz prenda, bañándolas en resina para que tengan una vida eterna como los insectos atrapados en gotas de ámbar. A su vez, logró conseguir, en un lenguaje contemporáneo, resucitar el Art Nouveau, que también buscaba la inspiración en la naturaleza al tiempo que incorporaba las últimas innovaciones en tecnología derivadas de la revolución industrial.

Rusak le suma un componente sostenible propio de esta época, porque su “material” de trabajo son flores y plantas desechadas por los floristas. Eso supone que no están su apogeo y en eso él ve más vida, a través de un punto de vista irónico de la decadencia. 

La colección Flora Noir de Rusak  incluye pantallas, lámparas y mesas formadas por bloques de resina negra con las flores envueltas.

Yo quería usar formas más audaces y pétalos más grandes, así que fui por las hojas exóticas“, comenta Rusak.

flores1flores2flores3flores4

×