Publicidad Bajar al sitio
General

El cielo tiene una cuenta de Instagram

@DesdeMiCielo nació como un espacio para que los fanáticos este fenómeno natural compartan sus imágenes. Fátima Igarreta, la creadora, cuenta cómo surgió y explica lo increíble de compartir esa pasión.

“Es impresionante cómo todas las fotos son distintas. El cielo se transforma constantemente: cada día, cada hora e incluso cada segundo. Y eso, sumado a la perspectiva única de la persona, resulta en una infinidad de fotos posibles, todas increíbles”

Fátima Igarreta es fanática del cielo. Así lo expresa en su cuenta personal de Instagram donde, hace unos meses, comenzó a subir fotos impactantes de este fenómeno, sacadas desde su terraza en Don Torcuato. La joven estudiante de diseño gráfico en la UBA disfruta mucho de los amaneceres y atardeceres. Se pasa horas y horas deleitándose con el movimiento de las nubes, la metamorfosis de colores y la lenta desaparición del sol. Pero no se guarda estos momentos únicos para ella misma: los fotografía para compartir esa magia con el resto.

Hace tres meses decidió darle un lugar especial a esas fotos, para que no se pierdan entre el resto de sus imágenes de Instagram. “Nunca había visto una cuenta del cielo y pensé, ¿por qué no hacerlo? No pierdo nada intentando”, cuenta Fati de 18 años. Y luego de esa idea fugaz nació Desde Mi Cielo: un espacio exclusivo en esta red social para todos los fanáticos del fenómeno más impresionante de la naturaleza. 

Inició con unas primeras fotos de autoría propia hasta que descubrió que no podía ser ella la única fanática de estas dos obras de arte: el cielo y la fotografía. En busca de compañeros del sentimiento, decidió hacer partícipe a todo aquel que quisiera compartir sus fotografías. Sin mucha expectativa lo propuso en la biografía de la cuenta y compartió su mail para que la contacten por ahí, pero se llevó una gran sorpresa. ¡La comunidad de fanáticos era enorme! Primero recibió imágenes de sus más cercanos. Pero, de a poco, fue apareciendo gente desconocida, tanto para compartir sus fotografías como para felicitarla por la originalidad de la página. “Es muy libre. Cada uno me manda su foto del cielo y, a través de este medio, puede compartir sus imágenes con todo el mundo”. Esta comunidad cuenta hoy con 420 seguidores y con la idea de seguir creciendo aun mucho más. 

Páginas como InstaFadu – el Instagram de diseño de la UBA – le sirvieron de inspiración; cuentas colectivas, que invitan a la participación y la colaboración de todo aquel que quiera compartir sus dones y sus creaciones. El todo es mucho más que la suma de las partes. Construir, compartir y disfrutar de una misma pasión; de eso se trata.

“Lo que más me emociona del cielo es cómo cambia de color. Es muy loco que cada hora y cada día sea distinto. Que esas imágenes vengan de la naturaleza, que sean reales. Despertarte y encontrarte con un mar de colores, y dormir  luego de un impactante atardecer. Es un regalo de todos los días y un regalo que es para todos. Lo mejor es que a cada uno le causa algo distinto”

×