Publicidad Bajar al sitio
Gastronomía

Detalles personales

Un famoso restaurante de Nueva York googlea a los clientes que realizan reservas para brindarles una experiencia a medida.

Mucho se habla sobre el uso y abuso de la información que cotidianamente volcamos en las redes sociales. Desde acechar un ex o a un posible objeto de nuestro afecto, hasta el más preocupante tráfico político de datos sensibles. La reacción de los usuarios varía entre la resignación a las reglas del juego implícitas en nuestra vida tecnologizada y la más absoluta paranoia. Pero el restaurante neoyorkino Eleven Madison Park no se deja amedrentar por la polémica y utiliza todas las herramientas a su alcance para brindar una experiencia personalizada hasta el más mínimo detalle.

El mâitre del restaurante se encarga personalmente de googlear a las personas que realizan reservas con el fin de obtener información que pueda servirles para mimarlos, empezando por reconocerlos a su llegada sin siquiera preguntarles el nombre, gracias a sus fotos de perfil. Ciertas fechas de sus biografías son clave para sorprenderlos con un saludo por su cumpleaños o aniversario. Por otra parte, también usan pequeños detalles como el lugar de nacimiento de un cliente para asignarles un camarero proveniente del mismo lugar, o sus gustos musicales para rodearlo con personal que pueda compartir una amena charla sobre el tema afín. Pero su arte del stalkeo tiene niveles de sutileza impensados: Justin Roller, encargado de estas investigaciones, explicó a la web Grub Street que, entre otras cosas, se dedica a navegar todas las fotos de sus clientes en busca de uniformes blancos, que pueden ser indicativos de que tendrán a un chef entre los comensales de la noche, o copas de vino, que delatan a posibles sommeliers. Para redondear, un miembro del personal, al que llaman Dreamweaver está especialmente dedicado cada noche a atender los pedidos personales de los invitados.

Con un 60 empleados ampliamente entrenados para atender las 29 mesas de su salón, el Eleven Madison Park busca cumplir con un nivel de excelencia en el servicio a la altura de su cocina. Habrá que preguntarse qué porcentaje de sus clientes se sienten halagados y cuántos experimentarán algo de incomodidad por haber sido espiados.

×