Publicidad Bajar al sitio
Territorios

Desconexión entre semana

Para esos días en los que no alcanza con esperar hasta el viernes para desconectarse de la rutina laboral, los mejores After Office de Buenos Aires.

Por Gisela Etlis

“Creo que la vida debe ser una fiesta constante”, dijo, en una entrevista,  el artista español Salvador Dalí, conocido por sus obras surrealistas y por las transgresoras fiestas que organizaba. Para hacerle caso a Dalí sin dejar dejar de trabajar las ocho horas diarias, hace 13 años que Buenos Aires adoptó la tendencia de celebrar la vida también entre semana, gracias a los llamados “after office”.

Para los que cumplen el típico horario de oficina y salen cuando se va el sol, para los que buscan desenchufarse del jefe mala onda, o del cliente que se quejó, del documento que desapareció, del papelerío por ordenar. A veces, no se aguanta la espera hasta el viernes y es preciso salir por la ciudad y tomar algo con amigos o compañeros de trabajo, también entre semana.

“Para mi, los after office son para la gente que sale de la oficina y se quiere enfiestar, porque por lo general los que van son más grandes y más fiesteros”, dice con seguridad Thiago Leal, uno de los encargados de las relaciones públicas de Rosebar, el club palermitano que los jueves recibe a los oficinistas cool y los agasaja con tragos, música de todo tipo y platos temáticos. Se entra por lista y el lugar es “muy exclusivo”, dice Thiago, quien sugiere ir bien vestido, “zapatos sí o sí”, “camisa sí o sí”, y lookearse, por supuesto. “Nuestros habitúes usan ropa de marca, no cualquier cosa. Si estás mal vestido, te rebotan. Apuntamos a los mayores de 25 y vienen a divertirse. Quizá un sábado la gente sale por obligación,  porque hay que salir”.

La joda entre semana, empieza alrededor de las 18.30 y termina entre la 1.00 y las 2.00 de la mañana. A diferencia del RRPP de Rosebar, Agustina Saconi de Mystique, el bar/boliche de Tribunales, cree que “como los que van a bailar viernes y sábados son más chicos, suelen querer divertirse con más descontrol”.

Mystique prefiere los miércoles para los after office, para “cortar la semana”, y también apunta a un público mayor de 25 años. El promedio de edad es de 40 años, aunque los cincuentones también son bien recibidos. El dress code se mantiene en elegante sport y pasan música de los 80’s, electrónica, y  hacia al final, la noche se calienta con reggaeton y latina.

“La gente busca salir temprano, comer, tomar y a su vez poder bailar todo en el mismo ambiente. Relacionarse con oficinistas, salir con compañeros de trabajo y, por qué no, a buscar pareja”, dice Agustina  y recomienda Mystique en particular por  sus noches temáticas, como el día de la secretaria, el día de la primavera, la fiesta griega o la noche glam, entre otras. Shows en vivo y bailarinas, un buen cocktail para acortar la jornada laboral en Microcentro.

Con vista a las pistas de carrera del Hipódromo de San Isidro, el “después de la oficina” de Darwin ofrece los miércoles de música electrónica comercial y cumbia de moda. El requisito del look es elegante sport y la premisa, según su Públicas, Martín Tejas, es concreta: “buena onda,  desconexión después de un largo día de trabajo, y terminar la noche acompañado”.

El comienzo, una necesidad

La tendencia de los after office existe en el país hace sólo 13 años y surgió como una necesidad personal de Marie Roberts, en ese momento, estudiante de la carrera de Organización de Eventos de la Universidad de Palermo. Estaba en una etapa de crisis y aburrimiento, hasta que decidió invitar a sus amigos a un bar el martes, y luego el otro martes, y así. La lógica de las noches post oficina era no instalarse en ningún bar en particular, sino rotar de forma itinerante, lograr la sorpresa.

Claudia Preci, licenciada en Relaciones Públicas y Humanas y profesora de Roberts en la UP, recuerda cuando su alumna la invitó a uno de los encuentros. “Los after de Marie eran muy exclusivos.  La invitación era vía mail, cada invitado llevaba amigos y así fue creciendo”.

Los primeros fueron en el Gran Bar Danzón, de la calle Libertad y, según Preci, “el ambiente era agradable, pese a no conocer a los demás invitados”. “Sólo se tomaba algo, no se bailaba y tampoco uno iba con el objetivo de conseguir pareja. Era para pasar un rato de distensión. Cuando se hizo masivo, dejé de ir”, cuenta Claudia.

Ya en 2002, Marie había logrado juntar a 2400 personas y se dio cuenta que ella no era la única con la necesidad de desenchufarse del trabajo, sobre todo en una época dura del país. Así que se organizó y se dedicó a generar eventos después de la oficina. Roberts ideó un sistema de diversión diferente, quizá para sacar el prejuicio de que la diversión, los juegos, los tragos y la buena compañía, son exclusivos de los adolescentes y los fines de semana. Todo un éxito.

Rosebar
Honduras 5445
Lista: Thiago Leal, whatsapp 1156544140
After office: jueves desde las 19:00.

Mystique
Sarmiento 1662
Lista: Agustina Saconi agustinasaconi@yahoo.com.ar
After office: miércoles desde las 19:00.

Darwin
Santa Fe 35, esquina Márquez, San Isidro.
Lista: Martín Tejada tejas03@hotmail.com
After office: miércoles desde las 19:00.

×