Publicidad Bajar al sitio
Autos

Deportivo y ecológico

Con sorprendente calidad, tecnología y prestaciones, es el primer modelo híbrido que se vende en nuestro mercado

Por Marco Demarchi

Tras décadas de jolgorio consumista, hoy las automotrices tienen como meta ser ecológicamente correctas y para ello ponen a funcionar toda su creatividad en el desarrollo de vehículos que no afecten al medio ambiente. Para eso, existen hoy numerosas tecnologías, de las cuales dos son las que se están promocionando con más fuerza. Una es la de los autos 100% eléctricos con cero por ciento de emisiones contaminantes; la otra es la de los híbridos, que se valen de un motor eléctrico para arrancar y de uno de combustión para cuando se estabiliza la marcha. Esta última es la que más adeptos generó, ya que no tiene el inconveniente de la autonomía que aparece en los eléctricos y por ahora es la más viable para que utilicemos en nuestra región.

El primer paso lo dio Toyota con su modelo Prius, presentado en nuestro país hace más de dos años. Ahora es el turno de Porsche, que como siempre hace gala de la deportividad con una Cayenne híbrida que, además, es 4×4.

Veamos: no sólo se trata del primer híbrido fabricado en serie por la marca de Stuttgart, sino también del primer Porsche cuya fuente de energía principal es un V6 con compresor, en este caso de 333 caballos. Ayudado por un motor eléctrico de 47 cv, este sistema “híbrido en paralelo” suma al 100% la potencia de ambos motores cuando se pisa a fondo el pedal del acelerador, contando en ese momento con 380 cv.

El nuevo Cayenne mejoró mucho en términos de diseño y en comportamiento. Sus formas son mucho más dinámicas y modernas que las del modelo anterior y, a pesar de ser ligeramente más grande, su tamaño parece más contenido gracias a la armonía de su línea. Ya no lleva reductora, y es que en Porsche se han dado cuenta de que el 99% de los clientes de Cayenne no valoraban este elemento, que por el contrario sí incrementaba el peso. Ahora todos los Cayenne de segunda generación son más livianos y efectivos en ruta, y se benefician de la nueva caja de cambios de ocho velocidades.

De toda la nueva gama Cayenne, el más urbano es el S Hybrid. Primero porque su gran ventaja la obtiene en ciudad, donde los consumos son mucho más bajos que los del resto de sus hermanos con motor naftero. Además, gracias a que puede circular hasta 50 km/h y hasta 2 km sin poner en marcha el motor de combustión, se muestra más respetuoso con su entorno, pues durante este corto periodo no gasta combustible, no contamina y tampoco hace ruido alguno.

No sólo ecología

Las excelentes prestaciones energéticas de este modelo no desmerecen diseño ni equipamiento. Su espacio interior creció y se ha vuelto más versátil: entre otras cosas ahora el asiento trasero es desplazable longitudinalmente 160 mm y permite inclinar los respaldos hasta en tres posiciones. Su espacio para la carga también es mayor, aunque en el caso del S Hybrid se ve reducido ligeramente por el sitio que necesitan los componentes del sistema híbrido. Así, queda un baúl que sigue siendo bastante grande, con un volumen de 580 litros ampliable a 1.690 litros. El diseño interior presenta varias mejores, con un panel que presenta muchos detalles similares al los del reciente Panamera, y una consola central elevada que agrupa la mayoría de los mandos, cuya terminación muestra una gran calidad y un diseño muy cuidado.

Como equipamiento de serie, además de todo lo habitual en un vehículo de este segmento, el Cayenne S Hybrid cuenta con tapizados de cuero, sensores de aparcamiento y llantas de aleación de 18 pulgadas con neumáticos 255/55 R18, entre otras cosas. También viene como dotación estándar la caja automática de ocho velocidades y el sistema de arranque y parada que apaga el motor cuando el vehículo se detiene.

Con el motor naftero V6 de 333 cv y eléctrico de 47 cv va muy bien, acelera mucho y gasta poco. En el cuadro de mandos nos encontramos con nuevos indicadores digitales que informan sobre el modo en el que se viaja, sobre la carga de la batería y sobre el estado general del sistema híbrido. Lo cierto es que el sonido que emite es un tanto peculiar, pero en cualquier caso nada molesto, ya que su nivel de decibeles es muy reducido.

Las cifras de prestaciones, consumos y emisiones son excelentes, y eso que ha tenido que vencer el sobrepeso que supone la batería del sistema, motor eléctrico y todos sus complementos. En total pesa 175 kilos más que si no llevase el sistema de ayuda eléctrica, algo que supone prácticamente toda la reducción de peso que el Cayenne había experimentado al pasar de la primera a la segunda generación. Con sus 2.240 kilos de peso en vacío, el Cayenne S Hybrid es capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 6,5 segundos y de alcanzar los 242 km/h. Y, como dato de consumo medio homologado, declara 8,2 l/100 km. En cuanto al comportamiento dinámico, el S Hybrid va tan bien como el resto de la nueva gama Cayenne. Es rápido y sorprendentemente ágil para su tamaño y peso. Evidentemente su hábitat natural son las rutas abiertas, pero se desenvuelve con soltura en tramos sinuosos.

En suma, poderoso, deportivo, ecológico y con una estética bien resuelta. Un combo muy tentador.

Características técnicas

Posee dos velocímetros, uno analógico y otro digital.
Su consumo es más bajo en ciudad que en ruta.
Una tradición de la marca: el tambor de la llave se encuentra del lado izquierdo del volante.

Las suspensiones se pueden regular en altura y dureza.
Su precio es de 178.000 dólares.
Sobre el volante se encu
entran las levas para realizar los cambios.
El motor V6 es el mismo que
utiliza el Audi S4.

×