Publicidad Bajar al sitio
Agenda

De Manchester al mundo

Con un evento en el nuevo Distrito Smirnoff, el fotógrafo Kevin Cummins inauguró su muestra, que repasa la historia contemporánea del rock británico.

Por Gisela Etlis

“Entre las muchas formas de combatir la nada, una de las mejores es hacer fotografías”, decía Julio Cortázar en Las armas secretas. Para Kevin Cummins, todo empezó como una manera efectiva de poder entrar a un show de David Bowie en Manchester. “Me tenía que hacer pasar por periodista, sino, no iba a poder verlo”, le confesó al numeroso público argentino, formado por periodistas, fotógrafos y admiradores que lo escuchaban con atención.

Con su cámara como arma, Cummins fue wwwigo del florecimiento de la música británica. Ian Curtis y Joy Division, Morrissey y The Smiths, Happy Mondays, Stone Roses y Oasis, son algunas de las bandas que cautivaron su lente. Algunas de sus fotografías hoy forman parte de una completa muestra que llegó al Centro Cultural Borges para quedarse hasta el domingo 6 de abril en Viamonte esquina San Martín, sala 22.

En una noche acompañada por la música de DJ Stuart, buena pizza y bebida, el artista inglés contó sus aventuras y respondió preguntas en el Distrito Smirnoff, (Dorrego y Libertador), bajo la moderación del apasionado periodista Alfredo Rosso. Más que una conferencia, el jueves pasado dio lugar a una charla amena en la que Cummins intentó completar el relato que viene contando hace años con sus imágenes. Como si no fueran suficiente.

“Tomé algunas fotos en el show de Bowie, pero me di cuenta que salieron mal porque no me había parado en el lugar correcto. Así que volví dos noches después, tomé otras fotografías, salieron bien y las vendí”, recordó.

Intérprete de por medio, el británico apoyó la teoría oficial que pondera el show de los Sex Pistols en Manchester como punto de inflexión y nacimiento del punk rock inglés. Show de 1976 que coincidió con la edición del primer disco de Los Ramones en Nueva York. Más tarde, en la típica e inevitable pregunta sobre cuál era el músico que más disfrutaba fotografiar, Cummins no tuvo reparos en asegurar que Morrisey era uno de ellos, por las ganas y la dedicación que le pone a cada trabajo para tener un mejor resultado. Pero el británico no olvidó a los hermanos Gallagher. “Cuando no se están peleando”, acotó Rosso y el público soltó una carcajada. De hecho, una de las imágenes que se exponen en el Borges, representa una pelea entre Liam y Noel en el Rampart Street, en mayo del 94.

Kevin Cummins. seguidor del Manchester City, tuvo que mudarse de la ciudad que lo vio nacer y lo enamoró, y partió a Londres en 1987. Allí, publicaciones como The Times, The Guardian, Vogue, Mojo y NME, solicitaron sus fotografías. Como fan del Manchester, quiso registrar la última temporada del equipo en Maine Road –su sede por más de 80 años- antes de mudarse a un nuevo estadio. “Creí que lo tenía que hacer, porque nadie más lo iba a hacer”, explicó y contó que visitó la bombonera y fue una de las experiencias más emocionantes de su vida, en cuanto al fútbol se refiere.

La noche terminó con Richard Coleman en vivo y la sensación de haber estado con un verdadero wwwigo -y partícipe, por qué no- de la historia rockera británica, de las bandas, cuyas fotografías forraban la tapa de la carpeta del colegio de millones de jóvenes en todo el mundo y que hoy, son clásicas, veneradas, y copiadas.

×