Publicidad Bajar al sitio
Cine y Series

De la cárcel a la tv

La serie Orange Is The New Black está basada en la historia real de Piper Kerman, una neoyorquina que pasó un año en prisión. Acá la voz de la verdadera protagonista de la historia.

Por Sandra Martínez

Orange Is The New Black es el nuevo éxito de Netflix, una comedia dramática sobre Piper, una neoyorkina que descubre que un momento rebelde de su juventud va a costarle un año en prisión y desarrolla la relación de la protagonista con su nuevo ambiente y las mujeres que la rodean. Pero la premisa gana más fuerza cuando uno se entera que la historia está basada la historia real de Piper Kerman, que escribió sus memorias sobre los 13 meses que pasó en una prisión federal. Actualmente Piper se dedica a planificar estrategias de comunicación para asociaciones sin fines de lucro orientadas a la ayuda de mujeres convictas y su libro está siendo traducido a varios idiomas, aunque habrá que esperar para encontrar la edición en español, porque todavía está en tratativas. En la presentación de la serie que Netflix realizó en San Pablo tuvimos la posibilidad de conocerla y charlar con ella sobre sus vivencias y sobre la serie.

– ¿Cómo surgió la idea de escribir tu libro?
– Cuando escribí el libro quería que los lectores cambiaran su idea sobre quiénes son las personas que están actualmente en las cárceles de Estados Unidos, qué las llevó hasta ahí y qué es lo que realmente sucede adentro, que es muy diferente a lo que la mayoría asume.

– ¿Cuánto se parece la serie a lo que realmente viviste en prisión?
– Las desviaciones dramáticas fueron necesarias para adaptar el libro y que funcione exitosamente como serie televisiva. Las decisiones que Piper Chapman toma tras las rejas son muy diferentes a mis propias elecciones. ¡Y me alegro mucho que haya sido así! (risas). Porque cometí muchos errores durante el tiempo tras las rejas, pero Chapman hace algunas cosas tremendas. Lo importante es que los temas en el libro, la amistad, la empatía, la culpa y la vergüenza, el abuso de sustancias y las enfermedades mentales, todo eso está presente en la serie.

Orange Is The New Black – ¿Qué es lo que más te gusta de la serie como adaptación?
– La serie tiene un elenco diverso muy interesante, y uno llega a conocer a todos esos personajes en una forma que sería imposible en una película de dos horas. Eso es muy gratificante, porque lo más importante del libro no es necesariamente mi historia sino cómo mi vida se relacionó con las historias de esas otras mujeres.

– ¿El libro es más oscuro que la serie?
– Aunque en el libro hay humor porque no podés sobrevivir en prisión sin reírte algunas veces aunque más no sea por no llorar, no es una comedia. En mi opinión, ese giro es lo que vuelve a la serie más interesante y provocativa, por tratar todos esos temas tan serios y mantener el tono divertido.

– ¿Qué sentiste al ver tu versión ficcionalizada?
– La primera vez que visité el set sentí un dolor de estómago horrible porque la producción realizó un trabajo notable en la reproducción de todos los espacios de la prisión. Fue muy emocional y sobrecogedor para mí estar ahí. Ese día fue la primera vez que vi a Taylor Schilling actuando como Piper, en medio de una escena muy complicada, con muchos actores, donde ella es nueva, está asustada y comete un error gigante – es cuando insulta sin querer a Red, la cocinera- y viendo esa escena sentí un gran alivio y un gran entusiasmo: el show iba a estar genial.

– ¿Te gustaron los personajes creados – o recreados- para la serie?
– Los amo. Creo que Taylor está haciendo un trabajo grandioso y es el vehículo que transporta al espectador dentro del entorno, pero esos otros personajes son el motivo por el que uno sigue mirando porque son fascinantes. Tanto los guionistas como las actrices están haciendo un trabajo increíble. Creo que nunca se habían visto personajes como estos en un programa televisivo en Estados Unidos, con mujeres viejas, jóvenes, de diferentes razas y religiones, con distintos backgrounds psicológicos. Es importante porque es una muestra muy acertada del mundo de la prisión, donde tenés una comunidad -involuntaria- de mujeres, cada una con sus problemas individuales más el problema de lidiar con las demás y de descifrar a dónde pertenecés.

– ¿Tenés algún personaje favorito?
– Me encantan Red, Crazy Eyes, Pennsatucky. Estas actrices son maravillosas y como autora del libro me siento tan humilde y agradecida de que tanta gente creativa esté trabajando en esto.

 Piper Kerman Taylor Schilling– El concepto “… is the new black” está muy relacionado con el mundo de la moda y el diseño. ¿Cómo se adapta al tema de la serie?
– El sistema de las prisiones en los Estados Unidos todo está intencionalmente orientado para quitarte tu humanidad y ciertamente tu femineidad. Literalmente, las prisioneras usan ropa para hombres, borcegos, por lo que se vuelve un acto de desafío la forma en que las mujeres se hacen cargo de su aspecto. Es algo verdaderamente importante y no es una cosa superficial, sino un aspecto fundamental de la dinámica social así como de la dinámica humana en ese ámbito.

– ¿Estás en contacto con tus ex compañeras de prisión?
– Si, sigo en contacto con algunas y varias están mirando el programa. Una estaba muy contenta porque el personaje inspirado en ella tuvo varios flashbacks en un capítulo (risas).

– Con el éxito del libro y la serie, ¿cuál es tu balance de tu historia?
– Me siento muy agradecida y feliz de que tantas cosas buenas hayan surgido de una experiencia realmente mala.

¿Querés leer más sobre Orange Is The New Black? Hacé click aquí.

×