Publicidad Bajar al sitio
Música

Cronista de sentimientos colectivos

El artista español Macaco presentó su último álbum Historias Tattoadas en La Trastienda. Una fiesta de buena energía.

Por María Luján Torralba

La música del artista español Macaco se disfruta con todos los sentidos. El sonido fresco de las melodías veraniegas, los ritmos pegadizos, el tono de su voz que florece entre las guitarras  y un mensaje que se grita a los cuatro vientos son los componentes perfectos que hacen de Historias Tattoadas un disco cautivador. “Serán tu historia y la mía que vuelan tras un mismo sueño”, dice en Volar endulzando el oído, y con la misma sensibilidad proclama que “disparan balas de fuego y palabras que matan igual que un cañón “en Ratapampam. Macaco es un cocktail de delicioso  que se bebe lentamente.

Con asistencia perfecta, Dani Macaco hizo vibrar a La Trastienda el pasado domingo 17 de mayo superando las expectativas del artista y del público. “Siempre quieres que el concierto salga bien, que haya onda, comunicación y conexión, pero nunca sabes. Por mi parte, trato de transmitir mis canciones de la manera más sincera, con amor y buena energía. Visualizo que va a salir todo bien y que la gente va a disfrutar, y así fue. La gente estaba como loca. Fue muy bonito, un momento mágico”, cuenta el músico. Con los seguidores de siempre y espectadores nuevos, el show fue una verdadera fiesta.

Historias Tattoadas es una obra completa. Rumba mediterránea, rumba latina, reggae, hip hop, son los ritmos en los que se apoya una narrativa con matices y juegos de palabras. A diferencia de sus discos anteriores, el álbum describe historias reales. Macaco explica: “Son canciones que me han pasado a mí o que han pasado a través de mí y me han dejado una marca que yo he querido transformar en forma de canción. Son tatuajes en el corazón y en la mente que tienen igual de fuerza que el tatuaje en la piel.”

Como un “cronista de sentimientos colectivos”, como se define él, Macaco, coproductor del álbum, supo precisar la medida justa entre el romanticismo y el compromiso social. “Una parte del disco es una canción más social, como Hijos de un Mismo Dios, Me fui a ser feliz, Semillas o Ratapampam, donde yo expongo una serie de situaciones. No las juzgo, simplemente cuento cosas que veo. Luego hay canciones más dulces que hablan de relaciones reales, del día a día de la pareja”, dice el artista que ya lleva 15 años de trayectoria y diversos premios que apoyan su talento.

De las palabras a los hechos
Macaco no sólo evoca a la naturaleza y a la transformación social en sus canciones sino que también realiza acciones de manera activa en todas partes del mundo. Cada vez que visita una ciudad en sus giras, se une a alguna causa local. “Ahora mismo cuando estuve con la promoción del disco en Veracruz, México, estuvimos colaborando con una agrupación que  recupera semillas milenarias. También, estuvimos en Santa Marta, Colombia, trabajando con unos biólogos que ayudan a que unas tortugas únicas, que están en peligro de extinción, no desaparezcan. Hicimos una  serie de acciones, poniendo nuestro granito de arena, haciendo de altavoz de la naturaleza”, recuerda.

En Buenos Aires, el músico fue convocado por la organización Árboles sin fronteras con quienes brindó un espectáculo en la Reserva Ecológica de la Ciudad de Buenos Aires mientras los miembros de la agrupación difundieron un proyecto, que ya se está llevando a cabo, de recuperación de plantas y árboles autóctonos.  “Fue una acción preciosa y espero volver a ir a la reserva porque me parece un lugar único. Es muy importante tener conciencia entre todos de estos pulmones que son tan importantes en las ciudades. Hay que cuidarlos y mantenerlos sanos”, dice Macaco.

El artista se encuentra en este momento organizando un proyecto del cual aún no puede contar mucho que se llama Soy semilla. “Se llama así un poco por la canción del disco (Semillas) y porque consiste en un trabajo sobre semillas transgénicas”, aclara. El proyecto saldrá a la luz entre octubre y noviembre de este año. Macaco continuará viajando y presentando el flamante disco en conciertos en los próximos meses.

El compromiso social y ecológico seguirá sus pasos. “Yo como músico intento que haya esta relación entre mi mensaje y mi acción. Escribo canciones de amor hacia la naturaleza porque realmente sigo esta línea hace diez años y tiene que ver con el mundo de Macaco, de transmitir, de compartir información. Para mí lo importante es que las cartas estén sobre la mesa y luego cada uno decida qué es lo que quiere”, concluye.

×