Publicidad Bajar al sitio
Tecno

Crean un candado de bicicleta que hace vomitar al que la intente robar

SKUNKLOCK ya recibió la financiación que necesitaba y se estará lanzando en el 2017. 

La idea de SKUNKLOCK surgió entre un grupo de amigos que andan en bicicleta recurrentemente y sufrieron varios robos de estas. Considerando que no solo las suyas, sino otras 1.5 millones de bicicletas son robadas cada año, los inventores Daniel Iszowski y Yves Perrenoud, oriundos de San Francisco, empezaron a pensar en un candado que pueda disuadir a los ladrones en el mismo momento de la acción.

Luego de barajar varias ideas, y teniendo en cuenta que muchos ladrones cuentan con las herramientas para cortar los candados en menos de un minuto, llegaron a su propuesta final: SKUNKLOCK. Se trada de un candado fabricado en acero y fibra de carbono que desprende un gas nauseabundo cuando alguien está intentando romperlo. Los químicos son tan desagradables que, en la mayoría de los casos, inducen a vómitos y generan una respuesta inmediata de escape. Es una propuesta segura, resistente y legal en los Estados Unidos (un tema que tiene que verse en cada país en particular ya que no todos lo permiten). Además de en bicicletas, se puede usar para motos y scooters.

La propuesta fue compartida en indiegogo, la plataforma de crowdfounding, y ya recibió 45.800 dólares de financiación, más del doble de lo que se pretendía para que el proyecto se lleve a cabo. El candado en forma de U que “devuelve la lucha” podrá conseguirse a partir de 109 dólares en el 2017.

 


×