Publicidad Cerrar X
Territorios

Coober Pedy, un pueblo australiano que vive completamente bajo tierra

Lo llaman «la capital mundial del ópalo». Las casas y los servicios – incluso las iglesias – se encuentran entre 2 y 7 metros bajo tierra por las altas temperaturas que hay afuera. 

Cooper Pedy es un pueblo sud-australiano conocido como «la capital mundial del ópalo», ya que se trata del principal abastecedor de esta gema en el planeta. Sin embargo, este pueblo de 1600 habitantes tiene otra característica, mucho más peculiar: las personas viven bajo tierra, dentro de las laderas. Incluso allí adentro tienen una red de servicios y lugares como tiendas, bares, hoteles, museos e incluso las dos iglesias. Estas «cavernas» se denominan «dugouts». 

¿Por qué viven ahí dentro y no afuera? Las temperaturas del lugar (se trata de un desierto) son sumamente altas, muchas veces llegando a exceder los 45 °C en verano, por ende los habitantes quieren vivir protegidos del calor y del sol. Algunas residencias se encuentran a una profundidad de 2 metros y medio mientras otras llegan a los 7. Gracias a la arenisca, las temperaturas allí abajo se mantienen cerca de los 24°C.

Los túneles subterráneos conectan las viviendas como lo harían las calles y avenidas. A pesar de no contar con luz natural, las viviendas-refugio están muy bien equipadas: tienen varios dormitorios, baños e incluso un sistema de canales que permiten que la ventilación natural circule por los túneles (mientras que los edificios que se encuentran afuera necesitan aire acondicionado). Una residencia estándar con tres cuartos, una sala de estar, cocina y baño puede costar lo mismo que construir una casa en la superficie. 

El único momento del día en que pueden salir afuera es a la noche, cuando las temperaturas no son tan extremas y no hay más sol punzante. Allí tienen un club de golf (sin pasto, claro) donde se les provee de pelotas que brillan en la oscuridad para que puedan practicar el deporte sin luz. La peculiaridad de Cooper Pedy lo convirtió en un pueblo muy turístico. El paisaje es también muy atractivo para los productores cinematográficos: en él se filmaron partes de Mad Max y Pitch Black. 

×