Publicidad Bajar al sitio
Estilo

Cómo evitar que el frío deshidrate tu piel durante el invierno

Qué zonas de la cara necesitan mayor atención y los consejos más útiles para evitar problemas en la piel.

El invierno causa resequedad y arrugas, y esto ocurre netamente por un tema de deshidratación. Sí, falta de agua, aun cuando es invierno. Ahí es cuando comenzamos a sentir esa rigidez, la tirantez, piel opaca y sin luminosidad. “También puede originar consecuencias de largo plazo, como arrugas, que generalmente son transversales en mejillas, contorno de ojos y frente“, advierte Lilian Vásquez, cosmetóloga y esteticista supervisora de centros de estética.

De ahí la importancia que requiere, esa atención que le das en el verano por la exposición al sol, la debes tener también en invierno por la exposición al frío. Este también es el responsable de que tus capilares sanguíneos se contraigan, por lo que tendrás menos oxígeno y nutrientes en tu piel, lo que a su vez provoca que las células fibroblastos fabriquen menos cantidad de colágeno y ácido hialurónico, dos componentes muy importantes a la hora de retener agua en el rostro.

Para que no lamentes las consecuencias del frío en tu piel hay ciertos tratamientos que pueden ayudar a prevenir la deshidratación. 

Los que más sufren son los niveles de hidratación y nutrición cutáneos y la función barrera se altera y tenemos que compensar esa sequedad, ¿cómo?: Tenemos que enfocar nuestros esfuerzos en rostro, manos y labios. Pero además de estas zonas, hay otras partes del cuerpo como brazos y piernas que merecen atención y especialmente las zonas que más se resecan como los codos y las rodillas.

Los activos que debemos buscar en los productos que nos protejan en invierno deben contener, ácilo hialurónico, manteca de karité, aceite de almendras, jojoba, aceite de albaricoque y extracto de avena.

Algunos expertos brindan algunos consejos específicos:

– Cuando pronostiquen alta humedad ambiental, que supere el 80 por ciento, es ideal exfoliar el rostro y maquillarse lo menos posible, lo que facilitará que la piel capte agua del ambiente.

– Usar crema hidratante con protector solar en el día, siempre, ya que aporta principios activos para que la piel retenga agua y se proteja del frío, reduciendo la vaso constricción.

– Ducharse con agua tibia, no abusar de calefacción ni de aire acondicionado en auto, pues las altas temperaturas provocan evaporación del agua de la piel.

– Tomar dos litros de agua diariamente, porque hidratará la piel desde el interior del organismo.

– Limpiar el rostro cada mañana y noche, para despejar los poros y facilitar que la piel capte agua del medio ambiente.

– Exfoliar el rostro mínimo una y máximo dos veces al mes, para eliminar células muertas, y permitir que la piel capte agua del ambiente exterior.

×