Publicidad Bajar al sitio
Agenda

Comenzó una nueva edición de BADA, con 250 artistas presentes

Visitamos la inauguración de la feria de arte contemporáneo “Directo de Artista”, donde los asistentes pueden encontrarse cara a cara con los autores de las obras y comprar arte de manera más accesible.

Ayer, jueves 31 de agosto, se dio inicio a la sexta edición de BADA, la feria de arte contemporáneo “Directo de Artista”. Con sede en el Pabellón Verde de La Rural, se podrá visitar la obra y conocer cara a cara a 250 artistas, de 14 a 21 hs. hasta el domingo 3 de septiembre. Desde Bacanal estuvimos presentes en la inauguración – donde Ana Spinetto, directora de BADA y Milo Lockett, artista, compartieron algunas palabras – e hicimos un recorrido intensivo por el predio, tomando a los artistas y obras que más nos llamaron la atención.

La escena artística de BADA es muy variada. El arte no tiene un único medio o formato. Hay pinturas, fotografías, esculturas, obras con materiales reciclados, textiles, instalaciones vivas, arte digital, murales en directo y más. La esencia de BADA es que cada uno de los 250 artistas que dieron vida a esas obras que decoran el Pabellón están ahí presentes. Tanto los emergentes como los consagrados, se pararán durante 4 días al frente de su trabajo; abiertos a hablar con la gente, a contarles sobre sus técnicas, sus intereses y a responder cualquier duda que les presenten. Básicamente: a acortar esa brecha que suele ser tan extensa entre la obra y su comprador o espectador.

BADA VA2

Otro de los objetivos de BADA es fomentar el coleccionismo joven, de aquellas personas que no saben mucho de arte pero que les interesa y que tampoco están dispuestas a pagar precios disparatados por un cuadro o una escultura. Para ello, los artistas presentes están obligados a ofrecer, entre su portfolio de trabajos, 10 obras “boutique” de 20 x 30 cm. a menos de 2 mil pesos. “La obra en formato chico ofrece la posibilidad a la gente de algo accesible para que empiecen a coleccionar originales de artistas”, contó Spinetto a Infobae.

El ingreso al Pabellón tiene una dirección obligatoria. Se invita a los espectadores a iniciar su visita atravesando un “túnel” oscuro, con pocas luces de colores y una instalación de materiales que solemos considerar basura; como bolsas de plásitico, botellas, latas y cartones. De ahí se sale al primero de los pasillos de la Feria, donde se instaló Benito Laren – con un look llamativo y personaje, como suele hacer siempre -, y donde se colocaron varias de las esculturas de Mario Lange: caballos y unicornios pintados con distintos patrones y colores, bien fiel a su estilo.

Hay obras para todos los gustos y estilos. Pinturas abstractas y cargadas de emoción; como los cuadros de Belén Espir que, con colores pasteles y figuras minimalistas le regalan un poco de paz y tranquilidad a los espacios. Los retratos de Inés Terradas generan un efecto similar, por la confluencia entre sus trazos, la expresión de las personas retratadas – todo un proceso nuevo y muy interesante de hacer, según nos contó la artista – y los elementos naturales que acompañan a las personas; las flores y el agua.

VA

El espacio de Paola Montes de Oca llama la atención instantáneamente. El piso a cuadros rojos y blancos combinan con sus cuadros donde se pintaron bocas en distintas formas eróticas. Acompañando sus obras, se colocó una frase de Julio Cortázar que comienza con “Toco tu Boca…” y describe las sensaciones que le genera ese acto al escritor. Su artista, también atrae la atención al estar lookeada como Amy Winehouse, por lo visto, su musa preferida.

VA5

Quienes buscan algo más allá de los cuadros pueden buscar el stand de Camila Vilar que interviene lámparas redondas con dibujos intricados de animales y plantas. Los más tech probablemente se interesen por los Mutabots; pequeños robots que se fabrican con madera y “chatarra tecnológica” siguiendo el concepto del reciclaje junto con el humor. Cada uno lleva un nombre y está realizando alguna actividad que lo caracteriza. Las esculturas de Héctor Pedro Pomilio atraen la atención de todos los visitantes: búhos, dragones, pelícanos, avestruces y más animales fueron creados por el artista – antes mecánico – con tuercas, rulemanes, hojalatas y otros materiales del estilo que encuentra en la calle.

VA1

Al fondo del pabellón, se puede atravesar una serie de murales y ver cómo los artistas trabajan en ellos en el momento. Asimismo, ahí cerca, Mario Lange pintaba uno de sus característicos caballos. Son muchos los artistas de la feria que hacen trabajos en vivo, y verlos actuar potencia al máximo el sentimiento de cercanía con ellos. Así es como nos llamó la atención la instalación viva que se estaba realizando en el segundo pasillo, donde se pintaba a una mujer real para que parezca una obra de arte viviente.

VA2

Alegría y color, dos ideas que caracterizan las obras de varios artistas de la feria. Como es el caso de Jochi Cámara, con sus pinturas y dibujos de naturaleza adornados con una amplia gama de colores. Milo Lockett también hace presencia en BADA, con sus inconfundibles obras y abierto a la cantidad de periodistas y espectadores que quieren entablar conversaciones con el consagrado artista. Las obras de Madeo, al mejor estilo pop-art, también añaden una importante cuota de color a la feria boutique. Para los viajeros de alma, los mapamundi de Catalina Delfino y Maru Samuilov, con diferentes patrones y colores, son un elemento de decoración ideal.

VA3

VA7

Más información: www.directodeartista.com.ar.

DÓNDE: La Rural (Av. Sarmiento 2704)

ENTRADAS: $160.

×