Publicidad Cerrar X
Música

Coexistencia babasónica

La banda liderada por Dárgelos le dio el gusto a sus fans mezclando viejos hits con los nuevos temas de su disco Romantisísmico.

Por Gisela Etlis
Foto:
Cortesía de Martín Bonetto

El campo estalló cuando un hombre con turbante blanco y chaleco tejano apareció en el escenario para regalarle una “energia positiva” a su público, que lo esperaba ansioso. Adrián Dárgelos y sus Babasónicos tenían a los fans en ascuas, porque ya habían presentado sus micro episodios (que se pueden ver haciendo click aquí), en los que adelantaron el undécimo disco de la banda: Romantisísmico.

En un escenario calentado por Indios y Boom Boom Kid, la banda accedió a un deseo muy aclamado por sus fans y sonó “porque a mi generación no le importa tu opinión”, el hit D-Generación del recordado Pasto.

Además de Montañas de agua de Trance Zomba, sonaron Malón y Koyote en la primera media hora de show. Claro que quienes coreaban los temas de hace 20 años no eran los mismos que se volvían locos por escuchar Deshoras, uno de los ausentes en la noche fría del sábado 6 de julio. De su Romantisísmico, presentaron El baile y, como en todo tema nuevo, sólo quedó la opción de escuchar y evaluar a una banda que no para de pegarla.

Y es esa la magia del grupito de Lanús. Viejos y nuevos vibraron en el Estadio Malvinas Argentinas con Pendeja, Puesto y Yegua sin competencias entre el babasónico del 2013 y el de otras épocas, mucho más exclusivo. La platea bailaba tranquila, mientras que los pogueros de siempre saltaban de un lado a otro en el campo, cerca del escenario, con canciones de Jessico, Carolo y A propósito.

Dárgelos pidió algo a cambio ya hacia el final del show, cuando dejó de cantar Putita y la gente gritaba con ganas de más: “Quiero que se partan para mí. Que se doblen hasta el punto máximo de su resistencia. Pero, sobre todo, ¡que deliren!”. Y la noche terminó con Los calientes, pese a las bajas temperaturas. Afuera esperaban las hamburguesas a 20 pesos y algunos audases que  vendían la latita de cerveza muy fría. Para seguir la noche, los viejos y los nuevos, los de Pasto y los de hoy.

×