Publicidad Bajar al sitio
Cocinar

Cheesecake de tomate

Una propuesta rica y original

PARA LA BASE

250 g de galletitas saladas.

125 g de manteca.

Sal y pimienta, a gusto.

Tomillo fresco.

PARA EL RELLENO.

400 g de queso mascarpone o ricota si no conseguís.

150 g de queso parmesano.

150 cc de crema.

2 huevos.

Una cda de fécula de maíz.

Sal y pimienta, a gusto.

PARA LOS TOMATES CONFITADOS

200 g de tomates cherry.

3 cdas de aceite de oliva.

Una cda de aceto balsámico.

Una cda de azúcar rubia.

Sal y pimienta, a gusto.

Tomillo.

Romero.

Procedimiento

Procesar las galletitas y agregar la manteca derretida, el tomillo, la sal y pimienta.

Cubrir la base de una budinera con papel enmantecado, colocar la mezcla de galletitas y manteca, presionar para que tome la forma del molde con un espesor uniforme y reservar en la heladera.

En una fuente apta para horno, colocar los tomates cherry, el aceite de oliva, una cda de aceto balsámico, sal, pimienta, tomillo y romero fresco picados.

Mezclar y los hornear durante 30 minutos a 150°. Para el relleno, mezclar con batidor los huevos, el queso mascarpone, la crema y el queso parmesano. Condimentar con sal y pimienta. Añadir sobre la base de galletitas.

Colocar el molde dentro de una fuente con agua y cocinar los primeros 15 minutos a 180°, luego bajar a 150° para que los huevos coagulen lentamente y obtener un relleno cremoso.

Seguir cocinando durante 45 minutos o hasta introducir un cuchillo y que salga limpio. Dejar enfriar en el horno, y conservar en heladera.

Servir con los tomates confitados.

×