Publicidad Bajar al sitio
Moda

Bendito tu eres

De las cruces en el escote de Madonna en los videos de los 80 al Papa Francisco como ícono pop, la religión inspira a la moda.

Por María Paula Bandera

Hubo que esperar dos días y cinco votaciones para que la fumata blanca anunciara que la iglesia católica tenía nuevo papa. Pero si la pelea por esta elección fue reñida, los medios y el mercado se pusieron de acuerdo en un abrir y cerrar de ojos para declarar a Francisco como el nuevo ícono pop. Porque además de monopolizar las portadas de las revistas más prestigiosas del mundo (Time, The New Yorker, Rolling Stone, Vanity Fair, entre otras), la imagen del primer papa argentino se reprodujo velozmente en merchandising de todo calibre, desde lapiceras hasta rosarios, e incluso tiene perfume propio: Francis, de la compañía Excelsis Fine Fragances. Era de esperar, entonces, que la moda también cayera rendida a los encantos de Francisco. Así es que hoy, además de reproducciones de su figura, también la iconografía religiosa está presente en las pasarelas, y por eso es que hoy vemos cuellos que se cubren y vestidos que adquieren líneas monacales.

Moda y religiónCuestión de fe
The Row, la firma de las gemelas Olsen, Ashley y Mary-Kate, eligió el look monacal como el gran protagonista de esta temporada.  Los vestidos, de líneas sobrias, coquetean con los tobillos en una caricia constante, los abrigos se inspiran en las túnicas de los monjes y la paleta de colores -gris, negro, blanco y bordeaux- parece inspirada en un monasterio.?En la Semana de la Moda de París también hubo un guiño al estilo eclesiástico. Allí el diseñador libanés Rabih Kayrouz presentó amplios abrigos con capucha, capas y tapados al tobillo en negro, bordeaux y azul. ?Pero como la moda va un paso adelante, marca el rumbo, en enero del año pasado, los italianos Dolce & Gabbana anticiparon el clima que se viviría en los meses siguientes y presentaron una colección 100% religiosa para la temporada otoño-invierno 2013/2014. La propuesta femenina se inspiró en los mosaicos bizantinos de la catedral italiana de Monreale, y así los vestidos daban vida y movimiento a las imágenes religiosas que se encuentran en esa parroquia siciliana. Para los hombres siguieron la misma línea y propusieron prendas estampadas con el símbolo del cáliz e imágenes de la Virgen y Jesús.?“Un año atrás, la futura elección del sumo pontífice fue la inspiración que se reflejó especialmente en la moda italiana, pero hoy el ejercicio del papa Francisco no produce influencia directa en la indumentaria”, sentencia Florencia Mangini, responsable de Tendencias en Visiones Trend Forecasting. Es que el papa dejó de ser tendencia porque éstas “trabajan con la anticipación”, como explica Mangini.?Con aroma rancio o no, la figura de Francisco estuvo presente en la última edición de verano del BAFWeek. Las modelos de Juana de Arco desfilaron una bata de gamuza con la imagen del sumo pontífice y el público presente ovacionó la idea. ?Pero si con la imagen no alcanza, algunos diseños suman las palabras del papa. La línea Hamulus, de la empresa Remeras Educativas REED, se compone de prendas que difunden el mensaje de Francisco. Frases como “No te olvides de los pobres”, “Dios siempre nos espera” y “Coraje para caminar” se estampan en remeras, corbatas y camisas. ?Para completar un atuendo inspired by Francisco, nada mejor que los accesorios de “Simplemente Maravillosa”. Si bien todos sus productos lucen iconografía religiosa, lanzaron una línea con imágenes del papa. “Hay collares, pulseras, llaveros y protectores de hogar, entre otros artículos, pero continuamente desarrollamos nuevos productos para la línea según lo que nos solicitan nuestros clientes”, señalan desde la firma.?Con una estética sutil, la imaginería religiosa también es parte de la colección de Complot, que lleva la idea más allá del catolicismo y suma estampas vinculadas a símbolos paganos.  ?En alta costura, Laurencio Adot presentó la colección “Believe”, titulada de ese modo porque “hay que creer para cumplir los sueños”.  La introspección y la espiritualidad, ejes de la temporada invierno 2014, se reflejan en las terminaciones internas, en la suavidad de las telas y en la aparición del negro, un color atípico en sus creaciones. “Conozco al papa y, sin dudas, él fue una de mis influencias en esta colección. Soy súper creyente”, señaló el diseñador.

Moda y religiónUna historia de varios capítulos
Es probable que Francisco sea el papa más popular de los últimos tiempos, pero la moda puso el ojo en la religión mucho antes de su llegada. En 2007, Jean Paul Gaultier hizo desfilar a sus modelos lookeadas como vírgenes. Para que no quedaran dudas de sus intenciones, el saludo final fue al ritmo de “Like a Virgin”, uno de los hits ochentosos de Madonna.  ?El cristianismo también sedujo a John Galliano, que en la colección primavera-verano 2006 de Dior eligió los crucifijos como protagonistas de sus diseños, y cruces de diferentes colores y largos colgaban del cuellos de las modelos. ?Pero fue Christian Lacroix el encargado de subir la apuesta, cuando en 2009 presentó ni más ni menos que un vestido de novia inspirado en el atuendo que lleva la Virgen de la Macarena de Sevilla. Si el casamiento corrompe a las vírgenes, la polémica terminó de encenderse cuando la bailarina erótica Dita von Teese hizo una producción para la revista Harper’s Bazaar enfundada en ese vestido virginal.?Pero si de hacer enojar a la iglesia se trata, Madonna se lleva el primer premio. En los 80’s, la cantante puso las cruces de moda, las llevaba sobre su generoso escote y también colgaban de su oreja (nunca usaba los aros en par). Más allá de la forma de vestir, Madonna escandalizaba a la comunidad católica con videos y canciones como “Like a Prayer”, en el que besaba a un santo negro en el altar de una iglesia. ?El enfrentamiento entre la moda y la religión no debería sorprender a nadie, es que a priori están a las antípodas, una promueve lo que la otra defenestra, como señala Mangini: “La moda vende deseo, sexo, lujo y unos cuantos simbolismos más, casi todos ellos en la lista de pecados capitales”. 

Sin embargo, muchas veces el cruce de opuestos funciona y muy bien.  Y entonces, inevitable, el márketing -y todos con él- caen en la tentación.

×