Publicidad Bajar al sitio
Entrevistas

Belleza argentina

Mix de diseñadora, actriz, DJ y mucho más, Calu combina un espíritu salvaje con un temprana experiencia.

Por Esteban Ulrich
Fotos: Alejandra López
Producción: Andy Benegas

Calu nació en un pueblo de nombre tan afable como puede ser el de Recreo, en la provincia de Catamarca, para luego viajar hasta el corazón de la República con sus padres. La primera impresión que genera en el trato directo es la de una chica de provincia que ha recorrido un pequeño largo camino hasta nuestra entrevista. “Nací en Catamarca y a los seis años partimos con mis padres a Córdoba, pero mantuve un lazo muy fuerte con el pueblo natal, en donde viví mi primera infancia y en donde quedó parte de mi familia. Creo que de allí proviene una suerte de fuerza criolla que forma parte de mi estilo, esa libertad que uno trae por haber crecido en un pueblo en donde se juega con cosas reales, no con juguetes de plástico, sino con barro.” Una libertad de los espacios abiertos que parece haber oxigenado su piel pero también su espíritu. Este ecosistema fértil y un entorno familiar que supo dejar crecer sus aptitudes creativas le permitieron un desarrollo natural y casi inconsciente de sus capacidades.

¿Siempre contaste con el apoyo de tu familia?
Más que eso. En Córdoba hicimos un programa de moda familiar, con mi hermana y mi mamá. Ahora al programa lo continúa mi hermana en la web. En el seno familiar, más que apoyada, siempre me sentí muy estimulada. Creo que mi madre tiene un don para eso, para el juego… No es artista pero, por ejemplo, en Córdoba nos armó una habitación en casa que tenía nombre y apellido: se llamaba la Sala de la creatividad… Ahí teníamos libertad para hacer lo que quisiéramos. Dibujar, pintar, bailar, lo que sea. Casi no veíamos televisión.

Para leer la nota completa, hacé click aquí.


×