Publicidad Cerrar X
Moda

Basta de fabricar ropa

Ecología, fetichismo y diseño de autor se unen para recuperar piezas perdidas en cotolengos y depositarlas sobre las pasarelas.

Por Silvana Moreno

A fines de los años 90, el diseñador de origen malinés Xuly-Bët recorría mercados de pulgas franceses, llevaba el botín a su taller, estampaba trajes usados con un logo gigante de su marca, desarmaba vestidos occidentales y los reconstruía con impronta africana. En 2003, en una casa funeraria de Nueva York, hacía su primer desfile la firma Imitation of Christ, con Chloë Sevigny como directora creativa, y la misma idea de resucitar ropa de cotolengos con deconstrucción, graffiti, ensamblados, navajazos… Ahí, cuenta el libro Fashion Now, de Taschen, “un histérico Fashion Wire Daily gritó: «¿Es la muerte de la moda?” Pero nadie se murió ni se fundió por esta tendencia que entonces arrancaba. Es sólo una vuelta más al vintage. Pos vintage.

Para leer la nota completa, hacé click aquí.

×