Publicidad Bajar al sitio
Agenda

BAFICI 2012

Ya comenzó la 14 edición de la fiesta del cine independiente.

Pasa todos los años: comienza el BAFICI y si uno no está atento a sacar las entradas ni bien salen a la venta, se pierde lo mejor de la oferta. Si sos uno de los que se durmió y te estás preguntando si todavía queda algo interesante, te contamos algunas pelis destatacas y – por el momento – disponibles.

Death Row (Werner Herzog, 2012)

Herzog amplía la senda documental iniciada con su anterior Into the Abyss y conversa libremente, fiel a su estilo imaginativo y sin pelos en la lengua, con una serie de convictos por asesinatos, secuestros y violaciones, mientras su cámara se limita a encuadrar a sus interlocutores sin mayor pretensión que la de observar a alguien pronto a morir.

Clip (Maja Milos, 2012)

La ópera prima de Maja Milos es una historia de adolescentes. Y estos adolescentes no están ni edulcorados ni preocupados por quién es el mejor deportista o la mejor porrista. Estos tienen problemas que los alborotan, que los llevan a una y a otra incertidumbre. Desasosiegos varios, también sexuales: ¿desde dónde afirmarse?

King of Comics (Rosa von Praunheim, 2012)

Documental sobre Ralph Köning, uno de los historietistas más salvajemente lúcidos, desfachatados, maricas, irónicos y punzantes que dio jamás no sólo Alemania, sino el medio todo (piensen en Astérix y trasladen ese nivel superlativo a la exploración del día a día homosexual, siempre mofándose de los pobres y tontos héteros). Su surgimiento en los ‘70 en paralelo a la comunidad gay, su vida alternativa en los comix germanos, su aún hoy intacta capacidad de encontrar absurdo en cualquier tipo de convención: Rosa von Praunheim no le deja capa sin sacar al rey König. Como corresponde: el rey desnudo.

Joy Division (Grant Gee, 2007, función gratuita)

Pregunta: ¿qué distingue a este documental de los otros abordajes fílmicos de la banda liderada por Ian Curtis? Respuesta posible: que Gee –junto al periodista Jon Savage– no cesa nunca de interrogarse acerca de Joy Division, y tampoco trata de imprimir la leyenda como 24 Hour Party People (2002), ni de glorificar la figura de su líder como Control (2007). Pero Joy Division tiene la inteligencia de absorber a esas dos versiones, mediante los wwwimonios de sus artífices: Gee entrevista a Tony Wilson, alma máter de la movida madchesteriana, instigador y protagonista de la ficción de Winterbottom, y recurre a varios pasajes de la autobiografía de Deborah Curtis, adaptada por Anton Corbjin para la segunda. Con una estilización que rinde tributo al imaginario visual creado por el diseñador Peter Saville para la banda, y material de archivo que –increíblemente, a 30 años ya del lanzamiento del EP An Ideal for Living– permanecía inédito, Joy Division logra todo lo que se propone: desde reflejar el amargo sentimiento de culpa del entorno del cantante, hasta la discusión seria de cuestiones como la relación entre “el pasito Ian Curtis” y la epilepsia.

Programas especiales en el Plantario de Buenos Aires.

Un ejército de insectos gigantes, imágenes caleidoscópicas, un viaje por el Gran Cañón del Colorado y collages abstractos al ritmo de música electrónica. Para una noche diferente – lisérgica, quizás, si así lo prefieren – habrá que probar los tres programas especiales que se están proyectando en la “pantalla” 360 grados del Planetario.

×