Publicidad Cerrar X
Tecno

Autos Hi Tech

Cuando se trata de vehículos, la revolución tecnológica pasa por los lugares menos visibles pero más trascendentes

Por Miguel Lederkremer

Desde que lo inventó Nikolaus Otto en 1875, el motor de combustión de cuatro tiempos no cambió demasiado, pero el equipamiento que lo rodea, en especial en los autos de alta gama, es digno de una nave espacial. No estamos haciendo futurología: son tecnologías muy actuales. Y, de todas las posibles, elegimos tres que de a poco se convierten en los nuevos estándares de la industria.

Adiós patinadas

Nuestro auto no siempre hace lo que nosotros queremos; en especial en condiciones poco propicias donde es común patinar o girar sin control. El ESP (Electronic Stability Program) es un sistema que minimiza las patinadas al tomar mal una curva o en camino resbaladizo. Funciona así: cuando los sensores detectan una inclinación excesiva, un derrape de las ruedas o que la trayectoria del vehículo es distinta a la trayectoria elegida por el conductor, el ESP acciona automáticamente los frenos de forma independiente en cada rueda; a su vez, disminuye el torque que entrega el motor para estabilizar el vehículo, volver a la trayectoria elegida por el conductor y evitar un vuelco o choque. Así, el ESP centraliza las funciones de sistemas ya conocidos, como el ABS (Antilock Braking System), EBD (Electronic Breakforce Distribution) y el control de tracción. Para comparar lo que hace el conductor con lo que hace el auto, el ESP utiliza sensores del ángulo del volante, del giro de cada rueda y de giro y aceleración lateral del vehículo, para saber si hace trompo o derrapa. Según la National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA), un tercio de los accidentes fatales se puede evitar con esta tecnología. De allí que en la Unión Europea el ESP es obligatorio a partir de este año en todos los nuevos modelos.

Comandos de voz

El control por voz de los autos no es sólo una cuestión de confort, sino de seguridad: comunicarnos mediante pantallas o botones nos obliga a desviar los ojos del camino. Por este motivo los autos de alta gama están incorporando la posibilidad de controlar distintos aspectos del auto conversando con él, a base de instrucciones orales e incluso escuchando su respuesta.

Al día de hoy existen sistemas de voz que en una misma interfase permiten el control del GPS, el estéreo, el control de clima y las llamadas por celular. Con reconocimiento de lenguaje coloquial, se le puede decir cosas como “Tengo hambre” y el GPS ofrecerá una lista de restaurantes cercanos.

Muchos autos se están asociando al sistema Siri, de Apple (el famoso asistente personal para iOS), mientras que otros utilizan plataformas propias y nativas. Pero en esencia todos apuntan a que el sistema inclusivo: desde leer mensajes de texto a realizar llamadas, desde buscar algún tema o cantante en nuestra librería musical a sintonizar una radio determinada, desde instrucciones del GPS a controlar el aire acondicionado. E incluso se apunta a sumar elementos, como el control de parabrisas o encender las luces. En resumen, se busca que todo el automóvil sea una única unidad inteligente.

Es hora de cambiar los exámenes

Uno de los grandes filtros en todo examen de manejo es el estacionamiento. De hecho, ¿cuántas veces nos pasa que, al retroceder en un garaje, tocamos al auto de atrás, golpeamos un changuito en el supermercado o rompemos una óptica contra una columna? Todo esto está en vías de extinción. El problema proviene de los espejos retrovisores, que inevitablemente dejan “zonas ciegas” imposibles de ver. Por esto están multiplicándose las cámaras retrovisoras que, además de hacer mucho más fácil el estacionamiento, evitan accidentes: en EE.UU. mueren dos niños por semana por autos yendo marcha atrás. Por esto, la NHTSA propone que las cámaras retrovisoras sean obligatorias en EE.UU. a partir de 2014.

La cámara trasera se coloca en un lugar cerca de la patente con ángulo hacia abajo para ver obstáculos en el suelo, tiene una lente de tipo “ojo de pescado” o gran angular y la imagen se visualiza en una pantalla en nuestro tablero de instrumentos. La imagen se invierte horizontalmente, ya que la cámara y el conductor miran en direcciones opuestas.

El sistema de cámaras tiene también otros usos. Por ejemplo, el Autonomous Driving Support anunciado para los próximos años utilizará la combinación de cámara y sonar para seguir de manera automática al auto delantero, acelerando o frenando según sea necesario.

Los puntos ciegos en los espejos generan además muchos peligros en el manejo cotidiano, en especial en el cambio de carril. Por esto, algunos modelos de alta gama utilizan tecnologías de sensores y radares que alertan al conductor cuando un objeto se ha situado donde no se los puede ver. Otro gran punto ciego es, obviamente, la oscuridad. Y ya existen modelos con cámaras nocturnas que avisan que se aproxima un objeto antes de que el ojo humano lo pueda percibir.

La industria automotriz es así uno de los grandes impulsores de los avances tecnológicos. Y, sin dudas, los próximos años traerán muchas otras novedades.

×