Publicidad Bajar al sitio
General

Arte callejero en Afganistán: Shamsia Hassani, la primera grafitera afgana

Grafitis por la libertad.

“Las mujeres en Afganistán son minorizadas no sólo por ser artistas, sino por el simple hecho de ser mujeres”

Muchos artistas intentaron transformar Kabul, en la lejana Afganistán, en la capital mundial del grafiti. Las paredes destrozadas de sus calles no solo son símbolo de peligro, sino también de arte y entre ellas varios intentan tomarse los espacios para transmitir diferentes mensajes. Entre esos artistas encontramos a Shamsia Hassani (29), la primera grafitera afgana que hoy lucha contra los estereotipos de la mujer en su país y que logró convertirse en un referente del arte callejero.

Lo importante aquí no es que cada mujer se transforme en una artista, sino transformarse en alguien que puede llevar a la sociedad un cambio positivo

En Kabul, Shamsia es despreciada por los peatones que con frecuencia la miran con desdén mientras pinta, pero eso no fue impedimento para seguir trabajando con determinación en las calles de la capital afgana. Si bien el arte callejero no es ilegal, ella trabaja contra el tiempo y contra quienes no aprueban su conductaantiislámica”. Y es que el arte moderno todavía es un nuevo concepto en Afganistán, pero Hassani se prometió a sí misma continuar llenando de color las paredes de su ciudad.

En un vídeo que hizo con sus compañeros de pintadas, la artista lo explica con sencillez: “Nunca había visto algo así. La palabra grafiti ni siquiera existía en mi país. Antes de asistir a ese taller, para mí la pintura se limitaba a dibujar en un lienzo. Pero los sprays convirtieron la experiencia en algo totalmente diferente. No quería parar de pintar“.

En ese Kabul de polvo y barro, las pintadas de la grafitera y los velos de colores de las mujeres que crea con sus sprays destacan en las paredes. También en los suelos aparecen sus dibujos como bocas abiertas a otros mundos oníricos que, con la técnica en 3D que emplea, dan vértigo.

 

×