Publicidad Bajar al sitio
General

Argentinos crean un proyecto para optimizar la distribución de alimentos en el país

Google eligió 3 propuestas argentinas como finalistas para su Desafío Google.org, donde busca fomentar proyectos de innovación con impacto social en América Latina. Conocé “Nilus”, la ONG que creó una plataforma para que los alimentos que van a ser desechados se lleven a comedores sociales y así erradicar la malnutrición en el país.

El 40% de la comida producida en el mundo se tira. 1,3 millones de toneladas de alimentos son desperdiciados por año; esto equivale al peso de la Torre Eiffel, el Empire State y el puente de Brooklyn juntos. Por un lado se desecha comida en buen estado, por el otro hay gente con hambre. 815 millones de personas en el mundo padecen hambre.

Todos estos datos preocuparon a un grupo de jóvenes argentinos y los impulsó a crear una ONG llamada Nilus que tiene un objetivo clave: distribuir los alimentos en lugar de desecharlos y, de esa forma, combatir la malnutrición en nuestro país. Para lograrlo, acudieron a la ayuda de la tecnología y eso les permitió ser hoy uno de los 3 finalistas argentinos del Desafío Google.org, el primero que realiza el gigante de la web en América latina con el objetivo de fomentar proyectos de innovación con impacto social. Desde ayer, están abiertas las votaciones para elegir el proyecto que llegue a la final regional en noviembre.

nilus

Nilus creó una plataforma de crowdsourcing – así se conoce a la colaboración masiva en Internet para resolver un problema – que funciona a través de geolocalización. En ella, las empresas o supermercados avisan que están por desechar alimentos y Nilus le ofrece estos alimentos a los comedores de su red. Luego, al igual que como funciona en Uber, se indica donde hay conductores disponibles y habilitados que estén dispuestos a llevar esa comida al nuevo destino. De esta forma el comedor recibe los alimentos y, la comida que iba a ser desechada y generar contaminación, se utiliza para quienes más lo necesitan.

Ady Beitler, uno de sus creadores, espera rescatar 28,7 millones de kilos de alimentos en cinco años para beneficiar a 239 mil personas. Se trata de un modelo autosustentable ya que se cobra a los comedores una suma simbólica – entre 5 y 10 pesos por kilo de comida – para solventar los costos de logística y operación. Nilus ya cuenta con una prueba piloto en el Banco de Alimentos de Rosario.

Hoy en el mundo tiramos un tercio de toda la comida que producimos y podría ser consumida. En la Argentina eso son 16 millones de toneladas al año. No es comida que se venció o que está podrida. Es comida apta para consumo. Además, al hacerlo tiramos 3,3 gigatones de gases contaminantes a la atmósfera”, explicó Ady Beitler, en representación de la ONG Wingu, la asociación civil que acogió el proyecto.

Si te interesó el proyecto, podés votarlo ACÁ y conocer también el resto de las propuestas presentadas.

×