Publicidad Bajar al sitio
Viajero Bacanal

Antigua y boutique

Retazo de la historia colonial de América, esta perla colombiana esconde pintorescas callecitas y playas de arenas blancas

Texto y fotos: Guido Piotrkowski (desde Colombia)

“A mi ciudad hay que visitarla por varias razones. Por su historia y su cultura. Pero lo que indiscutiblemente nos hace especiales es el sabor de nuestra gente. Somos cercanos, amables, generosos y con un corazón limpio.” Así define a los cartageneros Ariadna Padrón, periodista local. Y luego de pasar unos días por aquí, hay que reconocer que esta simpática morena, tiene toda la razón.

Fundada por Pedro de Heredia en 1533, Cartagena se constituyó en un enclave estratégico en el continente. Puerta de entrada a un inmenso y rico territorio, representaba uno de los puertos más importantes para la flota española. Aquí desembarcaban los esclavos negros traídos desde Africa. “Este fue un aporte cultural que determinó por siempre a su pueblo, su música y sus tradiciones”, apunta Gloria Mendiola, promotora cultural colombiana residente en Italia.

Hasta aquí llegaban también viajeros y mercaderes de todas las regiones de la actual Colombia para comprar en la Feria de los Galeones. Asimismo, fue el primer mercado de productos españoles en Sudamérica. Todas estas circunstancias la constituyeron en uno de los sitios más importantes del Caribe colonial, favoreciendo a la prosperidad del lugar, reflejada en su bellísima arquitectura de época, y protegida por una gran fortaleza con el fin de resguardarse de piratas y corsarios que asediaban la ciudad permanentemente en busca del algún tesoro perdido.

Para leer la nota completa, hacer click aquí.


×