Publicidad Bajar al sitio
Cine y Series

Cinco claves sobre “La La Land”, la película del momento

Mientras esperamos con ansias su estreno en Argentina, el 26 de enero, compartimos algunos datos interesantes que ayudan a adentrarse en el musical más importante del siglo veintiuno.

La escuchamos por todas partes, pero aun no tuvimos la oportunidad de verla. “La Ciudad de las Estrellas: La La Land” es, sin duda, la película del momento. Aclamada en cada festival cinematográfico y galardonada con un gran número de nominaciones, se especula que será arrasadora en los Oscars el próximo 26 de febrero.

El musical de Damien Chazelle, que tiene como estrellas a Emma Stone y Ryan Gosling, por tercera vez juntos en la pantalla grande, tiene el récord de la película con más Globos de Oro ganados, con sus siete premios recibidos el pasado 8 de enero. La película cuenta la historia de un músico y una aspirante a actriz que se enamoran en Los Ángeles, de allí también viene su nombre.

“Increíble”, “Romántica”, “El must-see”, “Preciosa y magnífica”… críticas como estas invaden los medios culturales de alrededor del planeta. Y nosotros, mientras esperamos con ansias su estreno el 26 de enero, les compartimos cinco claves de Fotogramas sobre el musical que conquistó el corazón de todo el mundo:

  1. UN MUSICAL CLÁSICO: El film comienza con un dinámico número musical ambientado en un atasco en una autovía de Los Ángeles. “Queríamos empezar a lo grande”, contó el director, “demostrando hasta dónde podía llegar el film en su espectacularidad”. Su intención era filmar los números en plano secuencia, evitando los cortes; herencia de los musicales clásicos de Hollywood. El objetivo es claro: luchar contra el cinismo de hoy en día. Así lo afirma su protagonista, Emma Stone, cuando dice, “El cinismo constituye lo peor de la naturaleza humana, y esta película aspira a ser un antídoto contra ello. ‘La La Land’ habla de la importancia de luchar por tus sueños. Ojalá inspire a los más jóvenes, una generación que cayó en la trampa de divertirse señalando los fallos de los demás”.
  2. CHAZELLE, NIÑO PRODIGIO: Con solo 31 años, el director Damien Chazelle ya tiene una entrada triunfal a la cima de Hollywood. Sin embargo, esa aclamación que tuvo con “Whiplash” y ahora con “La La Land” no se le subió a la cabeza; él sigue trabajando en cada película como si fuera la última, poniendo el foco en lograr un realismo que haga creíble la historia de amor. “En el futuro, me gustaría dar un toque personal a proyectos muy diversos”, cuenta, “como hacían los directores del Hollywood clásico”.
  3. SI NO ERAN STONE Y GOSLING…: Los primeros actores vinculados al proyecto eran Emma Watson y Miles Teller. Sin embargo, las nuevas elecciones entusiasmaron al director. “Ryan y Emma encarnan esa mezcla de tradición y modernidad que persigue la película”, explica Chazelle. “Transmiten el glamour de parejas como Fred Astaire y Ginger Rogers, o Spencer Tracy y Katharine Hepburn, pero, al mismo tiempo, afrontan la interpretación de un modo muy moderno.” Los protagonistas ya actuaron juntos en “Loco y estúpido amor” (2011) y “Gangster Squad” (2013). 
  4. REDESCUBRIENDO LOS ÁNGELES: Esta ciudad es una de las protagonistas de la historia. “Viví ahí nueve años y sé que puede ser un lugar hostil”, dice el director. “Hay mucha soledad y tristeza, pero tiene la energía de toda la gente que lucha por sueños que parecen imposibles”. Chazelle tomó los clichés sobre la ciudad (los atascos de tránsito, los escenarios míticos, al delgada frontera entre el éxito y el fracaso) para construir una canción de amor.
  5. GUIÑO HACIA EL CINE DEL PASADO: “La La Land” es una declaración de amor al cine clásico. “Fui un cinéfilo toda mi vida”, confiesa Chazelle, “y para esta historia dejé que mis influencias estuviesen más presentes que nunca”. El director fue inspirado por musicales clásicos como “Melodías de Broadway” (1953) y “Cantando Bajo la Lluvia” (1952) y, el número musical de los actores en las laderas de Hollywood es un homenaje directo a “Sombrero de Copa” (1935), cuando Fred Astaire y Ginger Rogers cantaban y bailaban al son de Isn’t This a Lovely Day.

×