Publicidad Bajar al sitio
General

2015: Memorias del futuro

Este 2015 es el año señalado como “el futuro” por la película Back To The Future. A pesar de que los skates todavía no vuelan, ¿qué avances hubo desde los 80 y qué nos deparan los próximos años?

El 21 de octubre de 1985, el científico Doc Brown (Christopher Lloyd) y su ayudante adolescente Marty McFly (Michael J. Fox) viajaron al futuro en un automóvil Delorean con 1.21 gigawatts de potencia, arribando a su ciudad natal de Hill Valley el 21 de octubre de 2015 a fin de cambiar el curso de ciertos eventos que, de darse, provocarían desastrosas consecuencias. Un salto de treinta años hacia adelante. Así arranca la segunda parte de “Volver Al Futuro”, icónica comedia que hizo furor en la década del ochenta y dejó una marca indeleble en la cultura popular de los años por venir.

Filmada en 1989, fue el director y guionista Robert Zemeckis quien tuvo a su cargo la difícil tarea de predecir cómo sería el panorama tecnológico general de 2015 para recrearlo en la pantalla. La época a la cual llegaron Doc y Marty mostraba autos voladores, video conferencias, robots paseadores de perros, televisores de pantalla plana, ropas autoajustables según el cuerpo del usuario y tecnología que superaba la imaginación más salvaje de cualquier espectador. Más aún teniendo en cuenta que por ese entonces no había Internet, ni WiFi, ni smartphones, tablets, laptops, iPads o iPods; los CDs estaban lejos de convertirse en un ítem hogareña, la TV por cable acababa de lanzarse y los videogames se jugaban con obligatorios y muy básicos joysticks. De modo que, cuando los espectadores vieron el futuro que “Back To The Future II” prometía, la película se transformó casi de inmediato en un fenómeno cultural. Los chicos de 10 o 12 años de todo el mundo hicieron una marca en sus calendarios mentales, señalando el día en el cual podrían tener su propio hoverboard (o skateboard volador).

Este mes comenzó el año 2015: desde 1989 (año del estreno de VAF 2) hasta aquí, el mundo ha awwwiguado algunos de los más veloces avances en la historia de la humanidad. Resulta un ejercicio interesante rever la segunda parte de “Volver…” y comparar la visión que por entonces se tenía de este futuro. Desde la comida hasta la bebida, desde los gadgets hasta los autos, desde la música hasta el cine, los invitamos a repasar los aciertos y desaciertos de la película, y comprobar así cuánto hace falta para que el 2015 de 1989 se vuelva realidad… aunque en vez de un DeLorean usemos estas páginas.

Leé la nota completa en nuestra edición de verano.

EDITORIAL. 2015, odisea en el espacio pop

Algunas corrientes neurocientíficas modernas afirman que el hombre piensa sólo durante sus primeros 30 años de vida, que durante ese período de tiempo expande su pensamiento. Esto es: se abre al universo, fuerza sus límites, transgrede lo establecido y lo dado por su propia historia, sus propios maestros, su propia sociedad. Va contra lo establecido.

Después de esa etapa, esta más o menos nueva teoría se vale de una antiquísima premisa platónica que afirma que el resto de la vida el hombre sólo precisa recordar esos años de verdadero pensamiento. Acá es importante subrayar un punto: para Platón recordar era saber. De otro modo, revelar. De otro modo: el saber habita en el recuerdo como la sabiduría de la tribu descansaba en los relatos del anciano que narraban las viejas historias.

La teoría, está claro, hace agua por distintos lugares excepto, si se quiere, por el lado de la elegancia. Es una teoría simple, directa y elegante. Toma elementos de la neurociencia y aplica el idealismo platónico para sazonarlos. Seguro alguno terminará incluyendo a Berkeley e, incluso, a Kant en este andamiaje para obtener cierto respaldo académico pero eso, a los efectos de este editorial, no importa. Nos quedamos con los 30 años y el saber modo Platón.

Este año, casi como nunca antes en la historia de la cultura pop, llegó el futuro con la precisión del tablero del DeLorean DMC 12. Y para regocijo de los que apoyan la teoría del primer párrafo, el futuro estaba a 30 años de la salida de la película Back to the Future. Es más, para hacerse un carnaval de aciertos, el profesor Brown en alguna de las películas de la trilogía -no recuerdo en cuál, no sé tanto- afirma que el modelo del motor que viaja en el tiempo se le apareció como una epifanía después de darse un porrazo en la bañera. O sea, recordó. O sea, supo.

Hace dos meses, Bacanal cumplió 10 años. En nuestro estado revista, para llegar al futuro nos faltan dos décadas. Todavía estamos expandiendo nuestro universo, todavía buscamos transgredir nuestros límites. Y en este 2015 volveremos a intentar justamente esto, seguir creciendo. Porque de eso se trata nuestro presente. Y, sobre todo, de eso se trata nuestro futuro.

Javier Rombouts

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
Además, en este número:

+ Entrevista con Kevin Costner
+ Brasil desconocido
+
Wine News: vinos modernos

… y mucho más!

×