Publicidad Bajar al sitio
Conocer

10 razones para elegir Indonesia en tu viaje al Sudeste Asiático

¡Y hay muchas más! El sudeste de Asia es una locura por donde se lo mire: por sus culturas, su gente, sus comidas, sus paisajes; es un destino exótico que enriquece nuestra percepción de la vida y nos hace sumergirnos en mundos en los que se vive todo de forma muy diferente. ¿Por qué Indonesia? Porque es tan variado, tan rico y tan lindo que vas a querer volver una y otra vez. Y dato: si viajás de mayo a noviembre vas a encontrar mejor clima que en Tailandia, Vietnmam y Filipinas.

Por Natalia Grego

 


1. Sus 17 mil islas. Se te va a complicar conocer todo. Pero eso lo hace increíble, y siempre vas a querer volver. Indonesia abarca casi dos millones de kilómetros de tierra pero distribuida en islas, es el cuarto país más poblado del mundo y, por supuesto, cuenta con condiciones geográficas muy distintas. Está de hecho considerado un país transcontinental, al ser principalmente del Sudeste Asiático pero a la vez con partes pertenecientes a Oceanía. Se encuentra al norte de Australia, entre Malasia, país con el que comparte la isla de Borneo, Filipinas al norte y Papúa Nueva Guinea al este, cuya isla también comparte.

indonesia


2. La diversidad de culturas y religiones. “Indonesia es un país de libre elección”, dicen los habitantes en la isla de Java. Sin embargo esta libertad aplica a cinco religiones: Islam, Catolicismo, Protestantismo, Budismo e Hinduismo. El 86% de la población es musulmana y aunque es el país con más musulmanes de todo el mundo, no está considerado un estado islámico.

IMG-3883

Mezquita en Lombok. En casi todo Indonesia vas a escuchar cantos de rezo durante todo el día, incluso quizás te despierten con el de las 4 de la madrugada. En todos los aeropuertos debe haber un “praying room”.

 

Su punto más turístico, la isla de Bali, es por el contrario hindú. Y con apenas hacer unos kilómetros para cruzar de isla, la cultura cambiará de forma tan radical que costará creer que seguís en el mismo país.

 

Ceremonia por la muerte de una persona en Bali. La familia realiza una caminata hacia su funeral y los acompaña todo el pueblo, a quienes luego invitan a comer. La despedida con características de festejo es todo un ritual, suben el cadáver a la estructura, su familia se sienta a su lado y los más fuertes levantan y llevan al cuerpo hacia el lugar donde será cremado. Las familias ahorran toda su vida para poder pagar esta celebración de muerte, la más importante en la vida de un hombre, ya que es el paso a su siguiente vida

Ceremonia por la muerte de una persona en Bali. La familia del fallecido realiza una caminata hacia su funeral y los acompaña todo el pueblo, a quienes luego invitan a un banquete. La despedida con características de festejo es todo un ritual, suben el cadáver a la estructura, su familia se sienta a su lado y los más fuertes levantan y llevan al cuerpo hacia el lugar donde será cremado. Tocan música y cantan a su alrededor. Las familias ahorran toda su vida para poder pagar esta celebración de muerte, la más importante de todas para el hombre, ya que es el paso a su siguiente vida.


 

3. Las PLAYAS. Nada que envidiar a ninguna otra del mundo. Es un archipiélago y por eso hay infinitas playas que no alcanzarás a conocer todas a menos que te pases la vida en Indonesia. Entre sus más conocidas vas a encontrar playas bien distintas, algunas de aguas calmas, otras para surf y otros deportes, repletas de corales y llenas de vida marina. Cualquier viajero que haya estado en el Sudeste Asiático sabe bien que las playas están a la altura de las más cotizadas del Caribe. Cuestión de gustos, por supuesto, pero el componente asiático y el entorno tan distinto culturalmente hablando hacen del mar en esta región sea para disfrutar de forma única.

Algunas playas paradisíacas o excepcionales:

Kri, Pulau Mansuar, Raja Ampat

kri2

 

Gili Trawangan, Lombok

IMG-2872

 

Gili Meno, Lombok

IMG-2989

 

Virgin Beach, Karangasem, Bali

virgin beach bali

 

Mawun, Kuta, Lombok

IMG-3264

 

Pulau Wayang, Misool Sur, Raja Ampat

raja-ampat-papua-3

 

Pink Beach, Komodo, Flores

pink beach

 

Un secreto bien guardado. Más accesibles que los paraísos de Nueva Guinea, Lombok aloja unas islas secretas y totalmente despobladas que te van a ofrecer una inmensidad de vida marina y un mar perfectamente transparente. Al este, a la altura del famoso monte Rinjani, se encuentran las Secret Gilis, un conjunto de pequeñas islas entre las cuales se encuentra Gili Kondo y algunas tan diminutas que apenas tenés unos 20 metros de tierra y ni siquiera se ven en el mapa. La excursión a Gili Kondo la hacen los locales ya que aún no se comercializa como paseo turístico, pero se puede pedir que incluya paradas en Gili Pasir y Gili Kapal.

IMG-3802

La mini Gili, Kapal.

La mini Gili, Kapal. Ahora se entiende lo de “más de 17 mil islas”…

 


 

4. La selva (¡y sus habitantes!). Y en este punto vamos a hablar sobre todo de Borneo, o Kalimantán, la isla más grande de todas, la cual Indonesia comparte con Malasia y Brunei. Borneo aloja una de las selvas tropicales más antiguas del mundo. Es el centro de la evolución de muchas especies endémicas de plantas y animales, y su extensa selva, al igual que la de Sumatra, es uno de los pocos hábitats naturales que quedan para una especie en peligro de extinción: el orangután.

IMG-0821

Excursión al parque Nacional Tanjung Puting: la reserva de orangutanes y la experiencia de dormir dos noches en un barco de madera por el río Kumai:

Nada más aventurero y conectado con la naturaleza que visitar y aprender de la historia de este parque nacional. Además de lo espectacular de ver a los orangutanes en su hábitat, la lucha de ciertas personas por preservar este lugar y su fauna es inspiradora. No es fácil con las industrias que quieren talar la selva, y en Tanjung Puting (al menos en gran parte) lograron cuidar de su fauna e iniciar un proceso de reforestación junto con el trabajo de los campamentos de rehabilitación que alimentan a esta especie. Esta experiencia no se compara con ninguna otra que haya hecho antes. Es muy lindo y auténtico. Si pueden vayan, por más que cueste llegar a Borneo (no hay muchos aeropuertos para volar a la ciudad de Pangkalan Bun, es un poco molesto, pero si haces escala en Jakarta es posible). Ir a Borneo es quizás algo que no hace cualquiera, principalmente por tener que dormir dos noches en la cubierta de un barco.

Almuerco en rl Clocktok, el barco que navega al rededor del Tanjung Puting

Almuerzo en el Clocktok, el barco que navega al rededor del Tanjung Puting

 

La excursión de tres días se contrata y reserva previamente. Se te asigna un guía y un barco, el cual podés elegir privado o compartido con otros. Quien fue nuestro guía nació en una tribu del norte de Kalimantan, en la selva. Habla bien inglés y español. Dice que aprendió todo de los turistas, está super informado y es muy atento, se tienen buenas charlas. Nos contó de dónde viene y sobre las costumbres de los “Head Hunters”, su tribu natal que se llama así porque literalmente cortaban cabezas de los enemigos. Cuenta que en su familia aún tienen muchas calaveras de antiguas presas humanas. Además está muy involucrado con el parque nacional Tanjung Puting y su preservación. Si bien trabaja en una empresa, lo contratamos como particular porque un chico de un grupo de Facebook “Viajeros por Sudeste Asiatico” lo recomendó. De hecho, 5 meses antes de viajar le habíamos escrito por whatsapp y enviamos 100 dólares para señar y reservar (la experiencia completa en barco privado sale 500). Todo salió perfecto. Una vez llegados a Borneo ya había organizado todo: nos esperaba con un taxi para llegar a las orillas del rio Kumai, con el capitán del barco, un asistente y una cocinera. Con ellos convivimos 3 días en la aventura por el río a bordo del Clocktok (así se llaman esos barcos de madera), bordeando la selva y metiédonos en la reserva para ver a los orangutanes.

IMG-1049

La experiencia: Navegás por el río Kumai y sus ramas, avistando monos narigudos, distintas aves, en una de esas cocodrilos. Parás en tres muelles para ingresar a los campamentos de rehabilitación de orangutanes, que son estas organizaciones que le proporcionan alimento a aquellos monos semi-salvajes, para rehabilitarlos a su hábitat natural. El objetivo de los campamentos es cubrir una cuota de alimento a aquellos orangutanes que estuvieron cautivos o bien son hijos de cautivos, que por esa razón no están acostumbrados a buscar su propia comida. Hasta los años 70, las industrias de aceite de palma habían tomado gran parte de la región donde se encuentra Tanjung Puting y comenzaron a deforestar para poder producir. Los habitantes de la selva, los orangutanes, les resultaban una molestia a la hora de pensar en su negocio. Es por eso que atentaron contra esta especie, en algunos casos matándolos, en otros cautivándolos y teniéndolos como “mascotas”. Un orangután que creció y vivió en jaula, siendo alimentado por los humanos, obviamente no adquiere las facultades ni la habilidad para buscarse su propia comida. Es por eso que los campamentos proporcionan bananas para estos orangutanes ahora libres, pero semi salvajes, puesto que han vivido parte de sus vidas o han sido criado por madres cautivas que no los incitaron a salir a buscar fruta para comer.

IMG-0474


 

5. Simplemente BALI. La isla que merece una nota aparte. La cultura hindú es tan especial que no va a dejarte de llamar la atención por sus costumbres, su estilo de vida, sus creencias y la forma de relacionarse de la gente. Además de todo, la isla es linda por donde se la mire. Sus templos, sus arrozales, sus playas, sus pueblos; Bali es una isla mágica en medio de un país que vas a encontrar totalmente diferente.  Acá, un pequeño listado de paseos que puede hacerse en una semana, si bien puede enamorarte de manera tal que quieras extender tu estadía. Ubud es la ciudad más elegida para quedarse. En cada casa hay un templo. Tiene la parte turística de contar con locales, restaurantes y oficinas de turismo, pero es además un punto estratégico para partir a los distintos atractivos para visitar en la isla.

Monkey Forest: parada obligada, es un parque selvático alrededor de un templo sagrado, plagado de macacos que van a querer subírsete encima y jugar.Monkey-Forest-00018

Pura Lempuyang: uno de los templos hindúes más antiguos de toda la isla, se encuentra a 1175 mts, y es a mi entender de los más lindos. IMG-1449

Arrozales: atractivos visualmente por su forma de “terrazas” producto del sistema de riego automático escalonado llamado Subak. Hay por toda la isla, pero los de Jatiluwih y Tegallalang son imperdibles. arro

 

Templo de los Dioses de Bratan.  Este templo es alucinante por estar situado en el lago Bratan, un lago a 1600 mts de altura. Como las nubes se quedan atascadas en los montes más altos, vas a notar que este lago siempre está rodeado por neblina, lo cual hace este templo aún más místico.  Pura_Ulun_Danu_Bratan_3

 

Pura Tirta Empul, el templo de las piletas sagradas. En este templo los hindúes van a purificarse en las aguas de poderes curativos. Cada año se acercan de todas partes de la isla para realizar la purificación.  empul

 

Taman Ayun. Conocido por la belleza arquitectónica y los jardines que lo rodean, es otra de las paradas clásicas a la hora de visitar Bali. IMG-2157

Uluwatu, Jimbaran Bay, Padang Padang. La zona de playas del sur es otro must. Distinto a lo que vemos en el centro de la isla, acá vas a encontrar vida costera, surf y una extensa playa llena de restaurants para comer pescado o mariscos viendo el atardecer, Jimbaran. La vida nocturna acá es pasear por la costa recorriendo los lugares para comer, quizás tomar un trago mirando al mar. Padang Padang es más una playa de día, con rocas y agua bien clara, y Uluwatu es el centro surfero más conocido de la isla. Pero además tiene un templo al que debés subir apreciando vistas al mar y quizás perseguido por más monitos como los del Monkey Forest.
jimbarab

Tanah Lot. Este templo es famoso por la formación rocosa que lo aloja sobre el mar. Es un antiguo templo de peregrinación hindú al que no siempre se puede llegar por la subida de la marea. A mi entender, no vale demasiado la pena. Bali tiene templos espectaculares y que transmiten una energía mucho más auténtica. Es – y por eso la mención – de los más concurridos de la isla. TanahLot_2014

Aldea Penglipuran, Kubu, Bangli. No sé si está incluido en el típico recorrido turístico de Bali pero una vez, antes de viajar, vi una foto que me llamó la atención y me puse a averiguar qué era ese pueblito tan pintoresco. Por eso ya fui sabiendo que tenía que conocer Penglipuran. Esta aldea se quedó en el tiempo y conserva la estructura tradicional balinesa sin adoptar tecnología alguna. Simplemente recorrer su calle principal, observar las casitas y sus templos, llegar al templo Penataran, hablar con su gente. Acá no hay grandes restaurantes ni locales. Ah, y lo rodea bosque de bamboo…
pengli

 


 

6. El templo budista más grande del mundoBorobudur es un templo construido en el siglo XIII realmente imponente. Está a dos horas del centro de Yogyakarta y el taxista nos cobró 500.000 rupias por llevarnos todo el día a este y otro conjunto de templos (Pranbam). En Indonesia concviene hacer paseos de todo el día con auto con conductor. Dado a lo que cuesta, como manejan y para que te relajes con el tema de no perderte, conviene hacer esto mucho más antes que alquilar auto. A llegar a Borobudur, todo lo que viste en las fotos se vuelve una realidad imponente. Al entrar te ofrecen el sorong (pareo) gratis y agua para hidratarte. Acá te ofrecen ser tu guía y la verdad que es fundamental para enteder de qué se trata todo y conocer un poco la historia. Por 150 o 200 mil rupias tenés un guía que hablar en inglés. La nuestra, Ayssa, nos contó de todo. No solo hizo un repaso la historia de Buddah (está tallada por todo Borobudur), sino que también nos contó varias cosas de la cultura musulmana y particularmente de su familia. Nos confirmó por qué no podíamos encontrar cerveza en ningún lado: los musulmanes de la zona no toman y no se puede vender alcohol.

IMG-9641

Una vez en las cúpulas tenés que dar tres vueltas para lograr tener las “7 vidas”. La mayoría de los turistas, si bien acá sí se ven europeos (cosa que no en la ciudad), eran musulmanes, seguramente de Indonesia. Primero los niños y después los más grandes, la gente empezó a pedirnos de sacarse una foto con nosotros. Dije en voz alta algo que pensé: varios nos pedían la selfie pero me pareció raro que no pase lo mismo con un grupo de 4 alemanas rubias, altas y muy llamativas que andaban por ahí – he aquí dos caucásicos, pero morochos, a mi entender las alemanas seguramente eran algo “menos habitual”. Ayssa, nuestra guía, me escuchó y me explicó sin ocultar algo de enojo que nadie simpatizaba con las rubias porque estaban en short corto y no deberían, por respeto, tener las piernas descubiertas. Por algo te ofrecen gratis un pareo en la entrada. Los templos son sagrados y por eso en el budismo e hindú, siempre hay que entrar con algo largo. A diferencia de las alemanas yo cumplí.

Borobudur es único. Además de ser monumento budista mas grande que existe actualmente en el mundo, acarrea una historia. Lo construyeron en la época de dominio budista e hindú en Indonesia, sobre todo en Java, que actualmente es musulmana. Lo increínle es que este lugar fue parcialmente destruido tres veces: una por la erupción de un volcán, otra por un terremoto y la tercera gracias a un atentado de extremistas del islam que repudiaban a los budistas. En esta última tiraron abajo 9 de las pirámides, que fueron reconstruidas nuevamente con las piezas originales. Dicen que solo el 5% del templo consta de piedras que no estaban en la construcción original del siglo 13.

IMG-9596

Borobudur no es el único monumento religioso llamativo de Yogyakarta; está Prambanan, que es en realidad un conjunto de templos hindúes. Es algo así como una pequeña ciudad de templos. Imponente también, aunque muy distinto a Borobudur que lógicamente es budista. En Pranam la arquitectura es más parecida a los templos que se pueden encontrar en Bali, pero aún así es muy distinto por su contexto.


 

7.  Buceo y surf. ¿Alguno quiere competirle? Volvemos a tocar temas subjetivos y cuestiones de gustos, pero Indonesia sin dudas rankea como unos de los países más alucinantes para ambos deportes. Para el primero está la supercotizada zona de Raja Ampat, mencionada anteriormente, elegida por los mejores buzos del mundo. Sin ir más lejos en artículos de revistas como la mismísima DIVE, Raja Ampat aparecerá primera en sus listas. Para el surf, si bien Australia y Hawai le van a competir, Uluwatu (Bali) o las costas orientales de Sumatra no dejarán de aparecer entre los primeros cinco puestos cuando cualquiera tipee en google “best surf spots in the world”…

Mi experiencia: en el surf, nula; pero hice un buceo de 14 metros de profundidad en Gili Meno y lo recomiendo absolutamente. En cualquiera de las Gili se puede bucear y sin sumergirte demasiado vas a ver un universo de corales y vida marina que no te vas a olvidar. Ah, no hace falta bucear para ver tortugas en las Gilis, con el snorkel y cerca de la costa, aparecen nadando al lado tuyo muy tranquilas.


 

8. La comida.

Y no todo es Nasi Goreng, el considerado “plato nacional” de Indonesia. Se trata de arroz frito asiático con salsa de soja espesa más espesa de lo común, que es además más dulce, llamada kecap. Pepino, zanahorias y otras verduras entran el el salteado. Hay muchos platos y todos tienen sus varientes, incluso distintos nombres según las regiones, pero lo que voy a recomendar acá a todos los que pisen este país es que no dejen de comer curries, los indoneses los hacen de una forma espectacular y muy diferente a lo que encontrás por ejemplo en Tailandia.

Nasi Goreng de carne

Nasi Goreng de carne

Otra aclaración: ¡no teman a los platos veganos!: por más amantes de la carne y queso que sean, esto no es comida vegana de occidente, en Asia cocinan diferente (y demasiado bien). Y en Bali cabe aclarar que la religión hindú, derivada de la que se practica en la India, no incluye leche de vaca y sus derivados en la oferta gastronómica. Es muy diferente a lo que encontrarán en la India puesto que comen la carne pero no toman su leche. Por eso, en muchos lugares te podés encontrar con que no tienen leche vacuna, y si la pedís, quizás te traigan una lata de leche condensada importada Nestlé. Por supuesto que hay leches vegetales y una de las más comunes es la de coco – una delicia que encontrarán en los platos típicos – e igualmente en los lugares más turísticos u hoteles más prestigiosos sí tienen lácteos. En los cafés de Monkeys Forest Street en Ubud, algunos tienen porque están bien preparados para el turismo internacional.

Vamos a algunos platos de distintas regiones:

Gudeg: El guiso dulce de yaca (o Jackfriut) se hierve durante horas en leche de coco y azúcar de palma, por lo que la fruta es tan suave y tierna que se deshace con poca masticación. Se arrojan otras especias a la mezcla, pero las hojas de teca le dan un color marrón. Al igual que el nasi uduk, se sirve con arroz, huevo cocido, pollo y carne de res frita crujiente. (Si van a Yogyakarta anoten Kaliopak)

Pescado entero en sus diversas formas. En Borneo te lo sirven con una salsa espesa hecha de soja y salsa de ostras con quién sabe cuántas especias. En Java usualmente viene con Brambang Asem, un acompañamiento típico que consta de una verdura de hoja similar a la acelga, salteada y condimentada, más una salsa roja especiada.

IMG-1309

Bakso: la típíca sopa asiática con fideos y carne en Indonesia se llama Bakso, y su forma tradicional es con los noodles enrulados y unas bolas que pueden ser de carne o pescado. Hay que probar este.

mochi

mochileandoporelmundo.com

 

Gado Gado: muchos platos de Indonesia tienen como ingrediente básico la salsa de maní. En Bali está el tradicional Gago Gado, un plato vegano con verduras salteadas, arroz y esta pasta licuada y especiada que lo hace muy rico.

gadogado

Sayur Gulai o kary ayam. Son currys de tofu o tempe, un “queso” a base de soja y frutos secos de consistencia más firme que el conocido tofu. Este guiso lo van a encontrar en diversas formas, pero una de las más habituales es con leche de coco. No falla. (En Gili Meno: Nela Warung).

IMG-3152 IMG-3153

Satay. Los típicos pinchos de carne o pollo a las brasas suelen venir con salsa de maní y se acompañan con ketupat, una especia de dumpling hecho a base de arroz.

satay

El Pempek, o fishcake, es un pan de pescado hecho con tapioca, lo que le da una consistencia húmeda y se come de diferentes formas.

pempek-palembang-fried


9. Su gente. Musulmanes, budistas o hindúes, los indonesios son cálidos y respetuosos, y quienes se dedican al turismo siempre están dispuestos a ayudar. Los que no hablan inglés, en algún lenguaje de señas van a intentar entenderte o indicarte algo. En Java y en Borneo, poco acostumbrados al turismo, las madres se acercaban tímidas a pedirnos una foto con sus niños, o bien quieren su propia selfie con quienes para ellos se nos vestimos tan “raros” y tenemos rasgos caucásicos. En Lombok los chicos de entre 5 y 10 años revolotean por todos lados, quizás a veces un poco insistentes por venderte algo, pero si te ponés a hablar se entusiasman y quieren conocer de dónde venís (por supuesto Argentina = Messi). En un barcito de Kuta, un grupo de locales menores de 8 se acercó a nosotros y nos pidieron jugar a que tocaban la guitarra, nos hicieron tocar Despacito y nos mostraron sus dotes artísticos: bailar increíblemente bien. Aceptaron formar su propio grupo de baile, porque decididamente les iba a ir bien. Se olvidaron que en realidad vinieron a vender pulseritas.

IMG-3992

En uno de los paseos por Bali Agung, nuestro conductor, nos contó casi todo lo que sabemos de la cultura balinesa. El último día frenó el auto a un costado de la ruta para mostrarnos la danza típica, pero antes de entrar en tanta confianza nos hizo de guía y nos contó por qué se llamaba así. Agung, como el volcán. La razón es que en Bali vas a encontrar a muchos que se llaman igual, porque los nombres que se les dan a los hijos tienen que ver con un tema de castas y a su vez por orden de nacimiento. En la casta más común, la de los campesinos o pescadores, hay cinco nombres, si bien con algunas variantes, pero cinco que se comenzarán a repetir si se desea tener seis o más… Es por eso que sea hombre o mujer, en Bali vas a conocer sin dudas muchos y muchas Wayan, muchos Made, Nyoman o Ketut. Y así descubrimos que Agung, nuestro chofer durante la estadía balinesa, era descendiente de nobles y reyes. Una noche comiendo por Ubud Wayan, una camarera, y Nyoman, el dueño del restaurant nos explicaron esto más en detalle (y escribieron la lista de nombres en una servilleta).

Capitán del barco a las Secret Gilis. No emitía una palabra pero terminamos haciéndolo reír, aún sin hablar un idioma en común

Capitán del barco a las Secret Gilis. No emitía una palabra pero terminamos haciéndolo reír, aún sin hablar un idioma en común

 


 

10. Sus volcanes. A los amantes de las excursiones a montañas, Indonesia ofrece experiencias muy atractivas con el agregado de su cantidad de volcanes activos. Acá los más conocidos:

Kelimutu, Flores. Los lagos de los cráteres de Kelimutu burbujean y hierven logrando un cambio periódico de sus colores, a medida que cambia la composición química del agua y su temperatura. La tradición local sostiene que los espíritus de los muertos ascienden Kelimutu y se detienen en uno de los tres lagos, dependiendo de sus obras realizadas en la tierra. Este paseo se incluye en el Tour a Komodo, habitualmente de dos o tres noches en barco, que salen de Bali o Lombok.

vulcan-kelimutu-y-lagos-de-colores-en-indonesia-2

 

Batur, Bali. Popular entre los mochileros por su acceso, el Batur se eleva 1700 metros de altura. Está actualmente activo y se puede escalar.

batur

 

Agung, Bali. Es muy conocido sobre todo por su reciente erupción, que puso en alerta a la isla. El Agung es el pico más alto de Bali. En la altura se encuentra el templo Besakih, que fue salvado milagrosamente durante una erupción devastadora en 1963 que dejó cerca de 1.500 muertos. A diferencia del turístico Monte Batur, escalar el Agung no es tan fácil. Son caminos empinados y algo peligrosos. Actualmente no se puede subir.

agung

 

Rinjani. Sin dudas una maravilla natural y uno de los desafíos más grandes para los amantes de la montaña – incluso los experimentados – es este volcán de Lombok, de más de 3700 metros de altura. La mayoría de los turistas se detienen en el borde del cráter del Rinjani para obtener las mejores vistas de la lava brillante. Subir al Gunung Rinjani requiere resistencia, equipo de campamento y guía.

Foto. Liang Cheng A

Foto. Liang Cheng A

 

Bromo. Aunque no es el pico más alto, Gunung Bromo es sin duda el más famoso en el este de Java. El estado de Gunung Bromo se elevó a “alerta” en noviembre de 2010, aunque la última erupción tuvo lugar en 2004. A pesar de las bajas temperaturas y la amenaza de nuevas actividades, los turistas aún suben comenzando su expedición en la madrugada para presenciar un espectacular amanecer desde la cumbre.

bromo

 


Algo que debés saber de antemano y que es común en todo el Sudeste Asiático es que los tramos entre islas, ciudades o regiones van a tomarte bastante tiempo. Ocurre en Tailandia, Vietnam y los demás países pero dado al tamaño de Indonesia, sí, las distancias son mayores y los traslados de un lugar a otro suelen significar un día entero de tu viaje “desperdiciado”. Sea de Java a Borneo, de Sumatra a Bali o de Guinea a Lombok – e incluso de una Gili Island a otra – todos los tramos suelen ser algo lentos. Que se atrasa el vuelo, que el barco está lleno y no sale, que hay tráfico. Es por eso que ir con paciencia y armar el viaje con días destinados a trasladarse es lo mejor que se puede hacer. Las aerolíneas locales suelen cancelar mucho los vuelos y otro dato no menor es que no hay tantas conexiones si querés ir a algunos puntos específicos.

Para quienes quieran llegar a Borneo desde Yogyakarta voy a contar mi experiencia la cual no recomiendo demasiado: al estar tan “cerca” – nada es cerca – yo intenté llegar a Pangkalan Bun, Borneo, desde Yogya sin hacer más de un vuelo. Pero, claro, desde ese aeropuerto no hay tramo directo. Entonces decidí ir por tierra hacia Semarang, que es un aeropuerto al norte de Java, justo “en frente” de Borneo, pero desde acá los aviones se retrasan todos los días y eso fue lo que pasó – perdimos casi medio día – y la gente nos dijo que es algo muy común. Además, el trayecto por tierra desde Yogyakarta a Semarang es bastante difícil, si lo hacen no lo hagan de noche, nos pareció algo peligroso, o al menos nuestro taxista iba demasiado rápido y está lleno de camiones en una ruta doble mano. En resumen, por más que deban hacer una escala en Jakarta, si deciden llegar a Pangkalanbun desde Yogya opten por volar si hacer tramos por tierra o salir de aeropuertos complicados.

×