Publicidad Bajar al sitio
Viajero Bacanal

10 ciudades europeas para viajar solo

El continente europeo, por sus historia y su gran cantidad de actividades y monumentos, ofrece una oportunidad ideal de viajar solo, persiguiendo los propios deseos y preferencias.

Mucha gente le tiene fobia a la idea de viajar solo. Y siempre que organiza viajes lo hace con un gran número de personas, con la creencia de que más acompañado, mejor. No hay duda de que viajar con otras personas es una experiencia única, cargada de beneficios y oportunidades de pasarla mejor imposible. Sin embargo, hay lugares que muchas veces se prestan mejor a darse a conocer cuando alguien viaja solo.

Cargado de monumentos, edificios icónicos y actividades varias, Europa puede ser un continente problemático para viajar en un grupo grande ya que, la colisión de deseos y preferencias entre los distinos viajeros puede resultar en discusiones y en terminar viendo la mitad de lo que se podría haber conocido. Por ende, el continente europeo es uno de los mejores destinos para viajar solo; un destino que se presta a perderse recorriendo las callecitas adoquinadas, un contienente con gente amigable y bastante más seguro que muchos otros países del mundo.

Elegir la ciudad o el pueblo que se va a visitar depende de las preferencias del viajero. Hay quienes prefieren las grandes ciudades y moverse a través de ellas utilizando las redes de transporte público – que allá son muy eficientes, si bien esa eficiencia se refleja en los altos precios – mientras otros eligen pueblos más pequeños que puedan ser recorridos a pie. También hay que tener en cuenta si se busca un destino repleto de actividades o uno más tranquilo, donde se pueda disfrutar de buena gastronomía, tragos y relax.

Teniendo en cuenta esto, y con la libertad de elegir el destino que más se amolde a sus únicas preferencias (y no las de otros), estas son 10 ciudades ideales para viajeros solitarios:

1. PRAGA, REPÚBLICA CHECA

La capital de la República Checa es una ciudad de tamaño manejable, con los lugares más importantes concentrados en un espacio pequeño con distancias que se pueden hacer a pie. Parando en cualquiera de los dos lados del Charles Bridge, se está a tan solo unos pasos del Pueblo Viejo y el castillo de Praga, dos lugares icónicos que merecen días de exploración. Al costado del castillo está el funicular Pet?ín, que regala vistas imponentes de los techos naranjas de las casas, las catedrales góticas, las iglesias barrocas y los palacios del Renacimiento. Alrededor de toda la ciudad se pueden encontrar entradas accesibles para conciertos en lugares exclusivos.

2. LONDRES

Con trenes fáciles de conseguir desde los aeropuertos y unas 270 estaciones del subte, Londres permite llegar rápidamente a los distintos rincones de la ciudad. La cultura de los “pubs” invita a tomar una cerveza en algún bar junto a los locales. Además, los largos caminos de comercios en áreas como Notting Hill y Knoghtsbridge permiten perderse en el malón de compradores.

3. BERGEN, NORUEGA

El pueblo costeño de Noruega es un lugar idílico para viajar solo. Es muy fácil localizar las casas de madera de Bryggen, el mercado de mar y el funicular Fløibanen donde se puede disfrutar de los increíbles paisajes de alrededor como el Mount Ulriken Cable Car y Troldhaugen, casa del compositor Edvard Grieg. La generosidad de los locales y su voluntad para ayudar son esenciales para evitar perderse.

4. VIENA, AUSTRIA

No hay nada más lindo que caminar solo por la Ciudad de la Música, sentarse a tomar algo en uno de los cafés tradicionales, perderse en las tierras del Palacio Schönbrunn y disfrutar de un show único en la ópera del lugar. Con miles de visitantes y una escena de diseño creciente, la capital de Austria es una ciudad que rebalsa de encanto.

5. EDIMBURGO, ESCOCIA

Una de las mejores maneras de conocer gente mientras se viaja es dirigiéndose a un festival, donde acudirán varios viajeros en la misma situación y en los cuales se comparten intereses comunes. Y no hay ciudad europea que tenga tales festivales como la capital de Escocia. Desde el traidicional International Film Festival (de cine) hasta el festival de Jazz y Blues, junto con otras variadas celebraciones artísticas, estas son solo algunas de las actividades que se pueden realizar en Edimburgo, la ciudad de las colinas.

6. BRUJAS, BÉLGICA

Esta ciudad estilo medieval te invita a ser el protagonista de un cuento de hadas. Flotar por los canales y pasar por debajo de puentes de piedra mientras se observa la antigua ciudad, eso es algo que no se puede explicar en palabras. La ciudad de las calles adoquinadas, invita a vistar sus comercios, el puerto y el Market Square.

7. ESTOCOLMO, SUECIA

La capital sueca lo tiene todo: un pueblo de calles empedradas con caminos únicamente para peatones, 57 puentes que se extienden en sus 14 islas, un parque de diversiones que se remonta a 1880 y las estaciones de subte más artísticas de todas, decoradas con distintas temáticas. Es por todo esto que los tours gratuitos a pie están dominados por viajeros solitarios.

8. PARÍS, FRANCIA

Dejando de lado el romance, la ciudad de las luces puede ser igual de mágica para los viajeros solitarios. Muy, muy amplia, invita a planificar los lugares imperdibles antes de partir, a la mañana, para no perderse nada. Sin embargo, una cuota de espontaneidad siempre es mágico. Imperdibles: caminar por los Champs-Élysées, transitar los caminos sinuosos de Montmartre, explorar los salones del museo Louvre y recorrer los jardines de las Tullerías. Pero también es igual de valioso perderse en las callecitas internas y disfrutar tranquilamente de sentarse en un café local o almorzar un sándwich con brie y jamón crudo en un puesto callejero.

9. COPENHAGEN, DINAMARCA

El sistema de metros de Dinamarca te lleva exactamente a donde necesitás ir y hace que transitar la ciudad danesa sea más fácil imposible. Para los puntos intermedios, es recomendable agarrar una bicicleta (algunas incluso vienen equipadas con GPS) y pedalear por los 390 kilómetros de sendas para ciclistas.


10. DUBLIN, IRLANDA

El espíritu alegre irlandés no es solo una leyenda, sino que la naturaleza acogedora delos dublineses te hace sentir como que estás en tu propia casa. Catalogada como una de las ciudades más seguras del mundo, Dublin invita a conocer y explorar el antiguo castillo de Dublin y la catedral de San Patricio, entre varios otros monumentos y atracciones más. Se recomienda sacar un pase en el aeropuerto para viajar varios días en los transportes públicos a un precio promocional.

×