Estilo

Se confirma la vuelta de los “kitten heels”

Apenas 3 o 4 centímetros de alto y muy delicados: los zapatos de la temporada son muy concretos, tanto, como su manual de uso.

kitten2

Los kitten heels son personales y distinguidos, una pieza camuflada de normalidad, una anomalía estética de lo más corriente. Si no, cómo se explica que sean, por un lado, los zapatos de tacón más cómodos y volátiles del mundo y, por otro, que tengan una personalidad tan fuerte y avasallante, tan femenina y tan clásica. 

Se lo considera el taco más sensato de todos, el kitten heel, y llegó para quedarse a través de dos de los pares de zapatos que más veremos este otoño 018: botines ochenteros y chatas destalonadas. 

A principio de la década de 2000 los kitten heels con punta afilada se convirtieron en el calzado más adecuado del look working girl, se combinaban con faldas tubo, con trajes de saco estrictos y con vestidos de silueta ‘A’ políticamente correctos y suaves.

Sin embargo el revival de los kitten heels de esta temporada se mueve en un contexto estético que nada tiene que ver con el de entonces. Ahora reaparecen en un contexto de otro tipo de feminidad no tan evidente, pero sí mucho más inspiradora: jugados y rebeldes junto a pantalones chupines, jeans boyfriend y polleras desestructuradas cuadrillé.

Es decir, los kitten heels que vuelven son los de siempre, pero son sus usos y costumbres las que cambian y se actualizan mirando hacia nuevas combinaciones que evolucionen su estilo y lo adapten a las tendencias del momento que, en 2018, pasan por mezclar, experimentar y arriesgar, aunque sea un poco, su estética básica de hace diez años. 

kitten9

kitten8

kitten7

kitten6

kitten1