Cocinar

Salsa de tomate casera, el gran secreto para la pizza más rica

Necesitás: tomates, aceite, orégano, pimentón dulce, sal fina, azúcar y ajo en polvo

Siguiendo la receta de Placer al Plato los ingredientes que vas a necesitar para preparar salsa de tomate para pizza son: 1 kilo de tomates bien maduros, 3 cucharadas de aceite de girasol o de oliva virgen extra, 2 cucharadas soperas de orégano, 1 cucharada sopera de pimentón dulce o páprika, 3 cucharaditas de sal fina, 1 cucharadita de azúcar y 1 cucharadita de ajo en polvo.

Preparación: Lava muy bien los tomates y rallalos. Si no quieres rallarlos, podes hacerles una cruz y pasarlos por agua hirviendo para que salga fácilmente. A continuación, trituralos con la licuadora.

Poné los tomates triturados o rallados en un recipiente y agrega el orégano seco, el pimentón dulce o páprika, el ajo en polvo, la sal y el azúcar. Este último ingrediente sirve para reducir la acidez de la salsa de tomate. Agrega el aceite (opcional) y mezcla muy bien.

Si querés guardar la salsa para pizza en la heladera evita agregarle aceite y coloca este sobre la salsa una vez que la hayas vertido en frascos de conserva esterilizados para formar una película y que se mantenga en buenas condiciones por hasta 15 días.

Distribuye la salsa sobre la masa para pizza casera y ponelo en el horno. Cocina hasta que los bordes se doren y colocale queso y los ingredientes que más te gusten.

Para que la salsa quede aún más deliciosa, podés rehogar una cebolla picada en una sartén con un poco de aceite y cocinar la salsa durante unos minutos. Deja enfriar antes de distribuir sobre la masa.